Si está leyendo estas líneas, le proponemos un pequeño ejercicio. Cierre los ojos, ponga a trabajar su imaginación y juegue: ¿qué once jugadores elegiría para integrar el mejor equipo del año 2012? Casi con seguridad, habrá coincidido con la voluntad de los más de 50.000 futbolistas que votaron al FIFA/FIFPro World XI de 2012, anunciado y premiado el 7 de enero en la Gala del FIFA Ballon d’Or.

La formación contó con un marcado acento español, pues los once elegidos, provenientes de cinco países, juegan en la Liga: cinco del Real Madrid, cinco del Barcelona y uno del Atlético de Madrid. ¿Los elegidos? Iker Casillas en el arco; Sergio Ramos, Gerard Piqué, Daniel Alves y Marcelo en la defensa; Xabi Alonso, Xavi y Andrés Iniesta en el mediocampo, y una delantera de lujo: Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Radamel Falcao.

“El hecho de ser todos de la Liga española significa que estamos haciendo las cosas bien. En lo personal, es un gran honor compartir un lugar con jugadores tan importantes como Cristiano Ronaldo, Messi o el mismo Iniesta”, explicaba Gerard Piqué a FIFA.com. Con él coincidió Daniel Alves, quien en esta oportunidad ofició de ‘compañero’ de zaga del central del FC Barcelona. El brasileño, relajado y con una gran sonrisa, explicó que “cuando tienes un gran equipo, es más fácil recoger premios individuales. Es sin dudas un honor muy grande y hay que disfrutarlo”.

Algo similar a lo expresado por Xavi Hernández, quien brilló en el mediocampo del Barça y la selección campeona de Europa a lo largo de toda la temporada. “Todos los que estamos aquí tenemos la suerte de haber tenido otro año fantástico en nuestros equipos o selecciones, pero eso es una alegría particular para todo el fútbol español”.

Un premio especial
Más allá del honor de ser reconocidos como los mejores en sus puestos, la gran mayoría de los elegidos destacó que la premiación salió de la votación de sus propios colegas. Consultado por FIFA.com, Alves resaltó el hecho de que “el voto no depende de que uno le caiga bien a un aficionado, o le caiga mal… Se trata de gente que vive de esta profesión y sabe lo difícil que es. La siente mucho, tiene cierta experiencia. Ser votado por gente del medio, que sabe de lo que está hablando, lo hace especial”.

Al igual que en el mediocampo culé, Xavi recibió con elegancia el comentario de su compañero brasileño: “Es un honor grande, pues el ambiente del fútbol es muy competitivo. ¿Qué puede ser más gratificante que ser escogido por los compañeros de otros equipos y ligas?”, se preguntó quien en este equipo imaginario resultaría el enlace ideal para tres delanteros de lujo: Messi, Ronaldo y Falcao.

Cristiano, serio, volvió a remarcar “el tremendo honor de estar una vez más en este equipo”, lo que demuestra “mi continuidad en buen nivel a lo largo de mi carrera”. Más relajado, con la sonrisa habitual, Radamel Falcao exhibía un doble orgullo: no es sólo el único colombiano del equipo, sino que es el único representante de un equipo ajeno al Real Madrid y el Barcelona.

“Había caído en cuenta cuando vi quiénes eran el resto de los jugadores. Es un verdadero privilegio poder estar rodeado de tantas figuras, un verdadero orgullo tanto para mí como para el Atlético de Madrid”, afirmó el Tigre, quien no dudó en resaltar que “una decisión de este tipo en manos de los futbolistas hace todo un poco más centrado e interesante para nosotros. Sólo puedo estar agradecido con todos”.