A sus 89 años, Hiroshi Kagawa era el representante de la prensa más veterano de todos los presentes en la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, la décima fase final de la competición que cubría este periodista japonés. En la primera edición en la que estuvo destacado, Alemania 1974, Kagawa asistió a la final en el viejo Olympiastadion de Múnich, el encuentro que lo motivó a recorrer el mundo para informar sobre el deporte rey.

“Ese partido fue la génesis del fútbol moderno”, declaró Kagawa a FIFA.com en Brasil 2014.

Su destacada carrera periodística abarca más de seis décadas. Kagawa publicó su primer artículo futbolístico en 1951, que trataba de la visita del Helsingborg sueco a Kioto. Desde entonces, el periodista ha visto cómo su país se convertía en una potencia futbolística e incluso en anfitrión del Mundial. Sin embargo, no le resultó fácil convencer a sus paisanos de que valía la pena cuidar el fútbol en la nación. “El fútbol no era nada popular, estaba por debajo del béisbol, incluso por debajo del rugby”, comentó Kagawa al recordar el Japón de la posguerra.

Gracias a sus crónicas, a su pasión y a sus ansias de informar y transmitir las virtudes de este deporte, el fútbol echó raíces en Japón. El reportero vio a su selección clasificarse para su primera Copa Mundial en 1998. "No pueden ni imaginar el orgullo que sentí”, afirmó.

Por su generosa e infatigable dedicación a acercar el fútbol a un público mucho más amplio, su notable pasión por el deporte rey y su compromiso con su profesión, Kagawa sigue los pasos de luminarias deportivas como Pelé, Alex Ferguson y Jacques Rogge al hacerse acreedor de la Distinción Presidencial de la FIFA.