Creado en 2009 en honor a Ferenc Puskas, capitán y estrella de Hungría durante los años 50', el Premio Puskas de la FIFA reconoce al jugador o jugadora que haya anotado el mejor gol del año. En 2013, ese reconocimiento le correspondió a la estrella sueca Zlatan Ibrahimovic.