Las distancias son cada vez más cortas
© Getty Images

El año 2012 ha sido particularmente rico en acontecimientos en el fútbol femenino. Las jugadoras de las selecciones absolutas y juveniles de los distintos países han podido exhibir sus artes en tres grandes campeonatos, demostrando de paso lo mucho que ha progresado el balompié de las mujeres.

Así por ejemplo, el combinado nacional de Francia se ciñó la corona en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en Azerbaiyán, emulando los recientes éxitos de su selección absoluta y acabando con la supremacía asiática en los certámenes de esa categoría. En su conversación con FIFA.com en el marco de la Gala del Balón de Oro de la FIFA, Pia Sundhage, hasta hace poco seleccionadora de Estados Unidos y actual estratega del equipo femenino de Suecia, subrayó la importancia de tales campeonatos juveniles para el perfeccionamiento de las jugadoras.

"Desde que yo empecé a jugar al fútbol, hace ya un buen rato, las cosas han cambiado una barbaridad. Hoy todo está mucho mejor. El hecho de que haya campeonatos europeos y mundiales así como torneos de fútbol olímpicos, no sólo para las selecciones absolutas sino también para las sub-17 y sub-20, es fundamental. Recuerdo cómo era en los viejos tiempos. Entonces el plan se limitaba a salir a jugar y a divertirnos un rato con el balón. Pero nosotras queríamos competir y participar en campeonatos. Ahora existen este tipo de competiciones y por eso todo se está desarrollando tan rápido", analiza la entrenadora de 52 años, que el pasado verano se colgó la medalla de oro olímpico al mando del equipo femenino estadounidense.

"Me gustaría mencionar sólo un ejemplo. En 1995 yo jugaba como líbero. En cambio hoy se defiende de una manera completamente distinta. Si decidiera retirarme ahora para volver dentro de cinco años, me quedaría completamente obsoleta. Tengo que mantenerme siempre al corriente de lo que ocurre en el fútbol femenino porque no cesa de transformarse", añade.

Los tiempos están cambiando
Los resultados en la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011 en Alemania y en el Torneo Olímpico de Fútbol 2012 en Londres le dan la razón. Aquellos tiempos en los que un partido mundialista podía acabar con un marcador de 11-0 ya no volverán.

"Llevo 10 años jugando en la selección de Estados Unidos y he sido testigo de muchos avances en la disciplina, no sólo desde la perspectiva del negocio que representa el fútbol femenino sino también desde el punto de vista del propio juego. Los equipos que ocupan el máximo nivel ya no están tan lejos del resto como antaño. Las selecciones que antes no contaban con los medios ni con el tiempo para entrenar juntas ahora están recibiendo los fondos que necesitan para hacerlo. Todos los combinados están mejorando y las futbolistas de todo el mundo están expandiendo su horizonte de posibilidades. Eso significa que cada vez jugarán mejor al fútbol. La distancia entre los equipos de élite y los demás se está acortando. Lejos están los tiempos en los que se podía ganar por cuatro, cinco o seis goles a cero en los Mundiales o las Olimpiadas. Eso ya no pasa. Muy rara vez ocurre algo así", comenta la campeona olímpica Abby Wambach cuando le pedimos sus impresiones sobre el avance del balompié de las mujeres.

Crecimiento patente cada año
La superestrella brasileña Marta, que ha sido nominada junto con las estadounidenses Abby Wambach y Alex Morgan para el título de Jugadora Mundial de la FIFA 2012, comparte esa visión. "Cada año noto cómo el fútbol cambia, sobre todo si nos fijamos en las distintas competiciones. Ahora, por ejemplo, a menudo se da el caso de que un equipo del que nadie esperaba nada, de repente sobrevive a la fase de grupos de un campeonato importante. Se está trabajando mucho y las selecciones nacionales cada vez se preparan mejor para los grandes torneos", observa.

La atacante de 26 años, sin embargo, se apresura a puntualizar que aún hay muchos recursos por explotar en el deporte que practica: "Lo que necesitamos ahora es más ligas y más competiciones en todos los países para seguir fomentando este crecimiento de manera positiva y progresiva".