Cristiano Ronaldo
© AFP

2013 ha sido otro año repleto de goles para Cristiano Ronaldo. El astro portugués anotó 34 tantos en la liga española 2012/13 –sólo superado por los 45 de Messi– y muchos más en competiciones europeas y con la selección portuguesa. Siempre al máximo nivel con el Real Madrid y con Portugal, el delantero, que ganó el Balón de Oro de la FIFA en 2008, es cada vez más un símbolo del club merengue, por lo que no sorprende que haya renovado su contrato hasta 2018 y que incluso valore la posibilidad de retirarse en la todopoderosa entidad madrileña.

Su vida siempre ha girado en torno al fútbol y al estrellato. Cristiano Ronaldo, que se llama así en honor al actor favorito de su padre, Ronald Reagan, que llegó a ser incluso presidente de los Estados Unidos, no tardó en demostrar el talento que lo iba a ayudar a convertirse en uno de los mejores futbolistas mundiales de la historia.

Sin embargo, el talento no lo es todo en la vida, y menos todavía en el fútbol. Tras iniciarse en el Clube Futebol Andorinha, un pequeño equipo de Madeira, Cristiano Ronaldo se fue al Nacional de Madeira, y, con sólo 11 años de edad, se dispuso a enfrentarse al mayor desafío de su vida.

Siendo todavía un niño, Cristiano Ronaldo dejó la isla de Madeira para, totalmente solo, mudarse al Portugal continental e incorporarse a la famosa cantera del Sporting de Portugal. Las dificultades personales motivadas por la lejanía de su familia no le impidieron seguir progresando y llegar a hacer historia en el club lisboeta al convertirse en el primer futbolista que jugó en una misma temporada en los conjuntos sub-16, sub-17, sub-18, en el filial y en el primer equipo.

Cristiano Ronaldo marcó dos goles en su debut oficial con el Sporting, aunque para entonces el fútbol portugués ya se le había quedado pequeño. En el partido de inauguración del nuevo estadio José Alvalade, el Sporting recibió como rival invitado al Manchester United. Cuando vio a aquel joven irreverente de sólo 18 años, Sir Alex Ferguson tuvo claro que había encontrado al que sería el sucesor de David Beckham en Old Trafford.

Su carrera en Inglaterra estuvo llena de goles y exhibiciones fantásticas, así que nadie se sorprendió cuando, en 2009, el Real Madrid lo fichó por una cantidad récord. Para entonces ya hacía tiempo que Cristiano Ronaldo se había convertido en uno de los referentes de la selección portuguesa, en la que, junto con Pauleta, es ya el máximo goleador de la historia con 47 goles.

Cristiano Ronaldo participó en las fases finales de las Eurocopas de 2004, 2008 y 2012 y en las de las Copas Mundiales de la FIFA 2006 y 2010. Además, el internacional luso se adjudicó el Balón de Oro en 2008 y fue el primer ganador del Premio Puskás de la FIFA en 2009.

Como tantos otros, 2013 fue un año repleto de goles para Cristiano Ronaldo, que ahora se ha coronado por segunda vez como el mejor jugador del año.