Bahamas, un archipiélago compuesto por 700 islas y más de 2.400 cayos diseminados por una superficie de 260.000 km2 en el Océano Atlántico, con su litoral virgen y sus playas espectaculares, es el destino ideal para la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA. El país, una democracia parlamentaria que obtuvo de forma pacífica la independencia del Reino Unido en 1973, pertenece a la Mancomunidad de Naciones (la Commonwealth británica), cuyo jefe de estado es la reina Isabel II.

Cristóbal Colón, el primer visitante europeo del archipiélago, desembarcó por primera vez en el Nuevo Mundo en la isla bahameña de San Salvador en 1492. Colón creyó que había “descubierto” estas islas, deshabitadas desde el año 400 d. C., y las llamó “islas de baja mar”, de donde procede el nombre de las Bahamas. 

Por su proximidad a las principales rutas marítimas y por su escarpada geografía, ideal para esconder tesoros, las Bahamas se convirtieron en popular guarida de famosos corsarios y piratas, como Barbanegra o Calico Jack. Todavía en la actualidad circulan rumores sobre tesoros escondidos por estos parajes.

Nassau, la mayor ciudad de Bahamas y su capital, se encuentra aproximadamente a 290 kilómetros de las costas de Florida, una proximidad que la convierte en un destino turístico perfecto. Las islas de las Bahamas son un centro vacacional no sólo para los estadounidenses: más de 6.000.000 de turistas de todos los rincones del mundo las visitan anualmente. Además, Nassau y Freeport son escalas populares de los cruceros que surcan el Caribe.

Deporte
En Bahamas se practica una amplia variedad de deportes, entre los que destaca el atletismo, el deporte nacional. También el baloncesto figura entre los favoritos del país, junto con la natación. La navegación a vela es una actividad deportiva tradicional del archipiélago, y el fútbol ha cobrado popularidad a lo largo de los años.

La Asociación Bahameña de Fútbol (BFA) se fundó en 1968 y se convirtió en asociación miembro de la FIFA un año después. Con sede central en Nassau, la BFA supervisa la Liga de Fútbol de Nueva Providencia y la Liga de Fútbol de la Gran Bahama, además de los programas de selecciones nacionales y de fútbol playa. Los programas para el fútbol juvenil de Bahamas son especialmente vibrantes, y en ellos participan más de 3.500 niños de edades comprendidas entre los 4 y los 17 años, que juegan en las categorías recreativas.

Bahamas no ha logrado todavía éxitos importantes en el fútbol internacional ni avances en la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA™, pero su pasión por el deporte rey es evidente. La FIFA ha contribuido también al crecimiento del fútbol en el país con su programa GOAL. En 2014 se invirtieron 500.000 USD en la construcción del centro técnico de Malcolm Park, que proporciona una infraestructura adecuada al fútbol playa y al fútsal.

Fútbol playa
En los últimos años, el fútbol playa se ha convertido en una actividad bastante popular en Bahamas. En 2013, el país albergó con gran éxito el Campeonato de Fútbol Playa de la CONCACAF. Dos años después, su combinado nacional siguió una trayectoria sin precedentes hasta cuartos de final en la campaña de clasificación de 2015.

Con la oportunidad de demostrar su valía al resto del mundo, la selección de fútbol playa de Bahamas está lista para dar la bienvenida a las islas a las otras 15 naciones en abril de 2017. 

Datos y cifras
Nassau es la capital del país y su ciudad más poblada, con aproximadamente 250.000 habitantes, lo que supone el 70% de la población total de la nación. El inglés es el idioma predominante en Bahamas. 

Su moneda es el dólar bahameño, que normalmente mantiene una paridad casi total con el dólar estadounidense. El sector económico e industrial más importante de Bahamas es el turismo, aunque las islas también poseen un fuerte sector bancario. El marisco, como no podía ser de otro modo, figura en el primer puesto de las exportaciones del país. Dada la importancia del turismo para las Bahamas, los grandes acontecimientos como la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2017 tienen una importancia capital para la salud económica del país.