Tahití descifró a tiempo el cerrojo de Irán, le ganó apretadamente por 5-4 y se clasificó por segunda edición consecutiva a las semifinales de la Mundial de Beach Soccer de la FIFA. El encuentro se jugó el jueves 16 de julio.

El partido resultó todo un desafío táctico para los oceánicos, que no tuvieron los espacios habituales para desarrollar su juego de pases. Aún así, jamás perdieron ni la compostura ni la iniciativa, y siempre encontraron respuestas en ataque.

Irán, en cambio, se sintió cómodo con el desarrollo trabado del juego, y otra vez tuvo como gran mérito mantenerse cerca en el resultado, respondiendo a cada gol rival rápidamente con uno propio.

Tahití finalmente tuvo su premio con el tercer tanto de Naea Bennett, y el próximo sábado 18 de julio irá por un lugar en la final ante Italia.