España vence a la campeona mundial

Moscú acogió el clasificatorio europeo para la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Tahití 2013 entre los días 1 y 8 de julio. Un total de 24 selecciones lucharon por hacerse con uno de los cuatro preciados billetes para la gran cita planetaria, que se celebrará en septiembre del año que viene en esta isla del sur del Pacífico. Finalmente, sellaron su pasaporte tres combinados habituales en estas lides y un conjunto revelación.

España regresa a la palestra mundial tras cuatro años de ausencia, después de perderse el certamen sobre la arena de Rávena/Italia 2011. Rusia, actual campeona del mundo, y Ucrania, también viajarán a Tahití. Países Bajos, de forma tan sorprendente como merecida, se clasificó por primera vez en su historia para una Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA.

FIFA.com te resume lo más destacado del torneo disputado en la capital rusa.

Primeras sorpresas en la liguilla
El aguerrido cuadro holandés ya avisó en la fase de grupos de que este año habría que contar con él. Junto a Ucrania, la Oranje fue la única selección que sumó los nueve puntos en juego, e incluso se impuso por 4-5 a España, posterior campeón de la competición. Por su parte, Ucrania venció por 1-2 a Portugal, tercer clasificado en la Copa Mundial de 2011, que será uno de los grandes ausentes en Tahití 2013.

Rusia, actual campeona del mundo, apenas tuvo problemas en su grupo, aunque mordió el polvo en la última jornada de la liguilla frente a Polonia (2-3 en la prórroga). Pese a caer ante Países Bajos, la Furia Roja sumó seis puntos contra Noruega y Turquía, que le valieron para alcanzar los octavos de final.

Rumanía fue uno de los primeros favoritos en quedar eliminado al término de la primera fase. Las derrotas sufridas a manos de la República Checa y Francia significaron su adiós prematuro.

Duelos muy atractivos en octavos
Debido a las sorpresas protagonizadas en la liguilla por algunos equipos, los octavos de final ofrecieron auténticos choques de trenes, más propios de las últimas rondas de un gran torneo. Rusia y Suiza, dos gigantes continentales repletos de figuras, fueron los contendientes de un enfrentamiento que no defraudó a nadie y que acabó decantándose del lado de la Sbornaja por 8-7.

Entre tanto, España se deshizo sin mayores dificultades de Italia por un claro 2-6, mientras que Ucrania ganó 7-4 a Turquía, que se había colado en octavos de final como uno de los cuatro mejores terceros de la fase de grupos. Más suerte tuvieron los holandeses, que se midieron al débil conglomerado de Israel, si bien el resultado final marcó un ajustado 4-3.

Una segunda liguilla decisiva
Los vencedores de los duelos de octavos de final se dividieron en dos grupos: por un lado, Rusia, Países Bajos, Francia y Bielorrusia; y por otro, España, Ucrania, Polonia y Hungría.

Rusia, anfitriona y vigente campeona mundial, fue la primera selección en sellar su participación en Tahití. Sus triunfos sobre Bielorrusia (5-3), Países Bajos (1-2) y Francia (8-5), certificaron su acceso a la final. La Oranje, en cambio, sufrió hasta la última jornada para dilucidar su futuro, pero su victoria por 5-4 ante Bielorrusia le valió para meterse entre los cuatro primeros, después de haberse impuesto a Francia por 6-5 en la tanda de penales de una intensa contienda que acabó con empate a 4-4.

Por su parte, España continuó con su marcha triunfal hasta la final y derrotó a Polonia (3-5), Ucrania (4-5 en la prórroga) y Hungría (4-1); mientras que Ucrania se clasificó para el último encuentro gracias a sus triunfos sobre Hungría (2-3) y Polonia (7-4).

España se ciñe la corona europea
Las cuatro selecciones clasificadas llegaron al último día con la tranquilidad de tener reservada ya su plaza para la próxima Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Tahití 2013. En el duelo por el tercer y cuarto puesto, Ucrania infligió un contundente 0-3 a Países Bajos, y el arquero ucraniano Vitalii Sydorenko demostró, una vez más, por qué fue nombrado mejor guardameta del certamen.

La final enfrentó a Rusia, país anfitrión, y a España, que llegó con más frescura que su rival al octavo partido en ocho días. El equipo capitaneado por Amarelle, que además de ser elegido mejor jugador del torneo, disputará su sexta Copa Mundial el próximo año, se impuso por 3-5 al término de los 36 minutos reglamentarios.

Números que hablan
491: 
Fue el aluvión de goles que cayó sobre la arena de Moscú. Con 15 dianas, Boguslaw Saganowski, la veterana estrella polaca de 35 años, fue el máximo anotador de la competición.