Tres boletos y mucha acción

A fuerza de goles espectaculares, acciones acrobáticas y emoción por doquier, el fútbol playa se ha ganado un lugar muy especial entre los amantes del deporte rey. Todo eso, además de tres boletos para la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Tailandia 2013, habrá en juego durante la quinta edición del Campeonato de Fútbol Playa de la CONMEBOL, a disputarse entre el 10 y 17 de febrero próximo en San Luis, Argentina.

De las diez Asociaciones Miembros de la Confederación Sudamericana de Fútbol, sólo Bolivia no formará parte del torneo. Las nueve restantes se dividieron en dos zonas: mientras la anfitriona quedó encuadrada en el Grupo A junto a Colombia, Chile, Perú y Paraguay, la tetracampeona del mundo Brasil, resultó cabeza de serie del Grupo B, donde también están Uruguay, Venezuela y Ecuador.

Los dos primeros de cada zona avanzarán a las semifinales, cuyos respectivos ganadores serán los primeros clasificados para Tahití 2013. El tercer cupo mundialista quedará en manos del triunfador del partido por el tercer puesto. A continuación, FIFA.com analiza la previa de la competencia.

Teñido de Albiceleste
Argentina parte como firme aspirante a un cupo mundialista, y no es pare menos: al igual que Brasil, jamás ha faltado a una fase final de la especialidad. Sin embargo, el título sudamericano se la ha negado sistemáticamente: dos veces resultó segundo, la última en 2011, otras dos tercero. Así y todo, con un plantel otra vez dirigido por Francisco Petrasso y liderado en la arena por los experimentados hermanos Federico, Ezequiel y Santiago Hilaire, la Albiceleste siempre está en condiciones de ceñirse la corona.

Uno de sus principales escollos, al igual que dos años atrás, será Colombia. En aquella oportunidad, los Cafeteros sorprendieron a todos al terminar segundos en su zona, eliminado a Uruguay de la competencia. Es cierto que luego perdieron con Brasil en semifinales y con Venezuela en la final de consolación, quedándose así a las puertas de su primer Mundial, pero todo hace pensar que otra vez puede estar en la discusión.

Un escalón más atrás, al menos en los análisis previos, aparecen Paraguay y Perú. Si bien ninguno ha disputado una justa mundialista hasta el presente, las dos selecciones llegan con la confianza por las nubes, luego de sus exitosos pasos por la primera edición de los Juegos Bolivarianos de Fútbol Playa en noviembre de 2012. Allí, los paraguayos salieron campeones y los peruanos terceros, venciendo ambos en sus caminos a El Salvador,  cuarto en la última Copa Mundial.

Chile, por su parte, nunca estuvo tan cerca de las semifinales de un Sudamericano como en 2009, cuando terminó tercera en zona por diferencia de gol. No obstante, sumó una sola victoria en 2011, pero, ahora dirigida por el argentino Vicente de Luise, aun así viaja a Argentina con esperanzas de dar la sorpresa.

Un candidato rodeado de pretendientes
Si quiere recuperar el cetro que le arrebató Rusia en Ravena 2011, Brasil deberá cumplir primero con este trámite, ya que nada hace pensar que la Canarinha pueda terminar más allá del tercer puesto. Sin embargo, el equipo que ahora dirige el tres veces campeón mundial Júnior Negão no se conforma y va por su quinto título regional. Sus aspiraciones son entendibles: hasta ahora, ha ganado los 27 partidos que disputó en este campeonato… “Siempre estamos obligados a salir campeones, pero también a jugar bien. A eso apuntamos”, asegura el técnico.

Su principal contendiente será una vez más Uruguay, más allá del paso en falso que, dos años atrás, la dejó afuera del Mundial por primera vez. “Nuestro objetivo es volver a la Copa del Mundo”, dice a FIFA.com Diego Monserrat, arquero y capitán de la Celeste. “Realizamos una buena preparación y llegamos con muchas expectativas, pero no nos confiamos ni de Venezuela, que viene haciendo las cosas bien, ni de Ecuador”, agrega el 1, cinco veces mundialista con su selección.

Los elogios de Monserrat hacia Venezuela no son en vano: en 2011, la Vinotinto venció a Colombia en el duelo por el tercer puesto y consiguió su histórica primera aparición en una fase final. Desde entonces, el proceso que lidera el entrenador Robby Cavallo ha tenido la continuidad y resultaos lo avalan, como el segundo puesto en los Juegos Bolivarianos y el invicto de cinco encuentros amistosos que arrastra, cosechados ante equipos brasileños y un último 3-3 con Argentina.

Ecuador casi provoca un cisma en 2009, cuando estuvo a segundos de dejar a Argentina sin Mundial. Sin embargo, no ha logrado repetir actuaciones como aquella.