México cumplió con alta nota su objetivo de regresar Copa Mundial de Beach de Soccer de la FIFA al consagrase campeón del Campeonato de Beach Soccer de la CONCACAF. Así, dejó atrás el sabor amargo de haber faltado a Tahití 2013 y jugará en Portugal 2015 la máxima cita de la categoría por cuarta vez en su historia.

La otra selección de la región que competirá en Espinho es Costa Rica, subcampeona de la eliminatoria. Los Ticos no lograban volver a una fase final mundialista desde su debut en Dubai 2009.

El clasificatorio, que por primera vez tuvo a 16 participantes, entre ellos ocho debutantes, se jugó en El Salvador. El anfitrión llegó como gran candidato al título pero terminó tercero, y se perderá Mundial de la especialidad por primera vez desde 2007. De esta forma, ninguno de los dos equipos de la zona que jugaron en Tahití estarán en Portugal, ya que Estados Unidos finalizó cuarta y tampoco clasificó. A continuación, FIFA.com repasa los datos destacados de la eliminatoria.

De punta a punta
Pese a contar con sólo cuatro jugadores con experiencia previa en un clasificatorio mundialista, México no dejó dudas rumbo a su tercera corona continental, todas bajo la conducción de Ramón Raya. Sus principales virtudes fueron, por un lado, un ataque lleno de variantes, que le permitió ser la tercera delantera más efectiva con 33 goles pese a no tener a ningún futbolista entre los 10 máximos artilleros del torneo. Por el otro, tuvo la mejor defensa del evento, con apenas 9 goles en contra en seis partidos.

De hecho, recibió tres tantos en el debut ante Islas Turcas y Caicos (8-3), y luego apenas uno más en la fase inicial en los triunfos sobre Guadalupe (8-1) y a Trinidad y Tobago (4-0), su primer examen a fondo. Tras vencer a una briosa Guatemala en cuartos de final (5-2), debió exigirse al máximo para doblegar en el clásico regional a Estados Unidos en semifinales (4-3), asegurándose el boleto a Portugal.

Ante Costa Rica en la final hizo valer otra de sus cualidades, el ser oportunista: un gol tardío en el primer tercio y otro tempranero en el segundo el alcanzaron para encausar el duelo (4-0), y recuperar el cetro había perdido dos años atrás al caer en semis con El Salvador.

Fortaleza defensiva y mental
Si bien llegó como firme aspirante a una plaza mundialista, el camino no le resultó sencillo a Costa Rica, más allá de las goleadas iniciales en la fase de grupos ante Isas Vírgenes (12-1) y Canadá (9-5). Recién en el apretado triunfo sobre Guatemala (4-3), que le permitió ganar su zona, el equipo de Franklin Zúñiga mostró su sello distintivito: defender, defender y defender.

A partir del orden táctico, el sacrificio y la mentalidad de sus jugadores, los Ticos lograron superar en cuartos de final a la ascendente Trinidad y Tobago (2-1). Y volvieron a exhibir esas virtudes en semifinales contra El Salvador (2-1): ante un rival que promedió algo más de 7 goles por partido, le ganó por la mínima  frente a su gente para reservar su plaza en Portugal. Ni la caída ante México en la final opaca el gran torneo de Costa Rica.

Jugadores destacados
El campeón México contó una vez más con el aporte invalorable de dos veteranos del plantel que fue subcampeón mundial en 2007, el golero Miguel Estrada (quien recibió el premio al Mejor Arquero) y el defensor Francisco Cati. Su poder ofensivo, no obstante, llegó con la sangre nueva del plantel: entre los pívots Diego Rodríguez (25 años y 7 dianas) y Ramón Maldonado (27 y 6) y el ala David González (22 y 6) anotaron 19 de los 33 goles del Tri en la competición. Maldonado fue además elegido como el Mejor Jugador torneo.

Costa Rica tuvo, en cambio, un líder ofensivo excluyente: el pívot de 29 años Greivin Pacheco, tercer máximo artillero del clasificatorio con 11 goles. Pacheco, mundialista en 2009, no sólo anotó en cinco de los seis partidos de su selección (en dos de ellos,  cuatro tantos), sino que además marcó el decisivo contra El Salvador. Entre los Ticos también sobresalieron el guardameta Bladimir Adanis, el defensor Andrés Villegas, el ala Jason Campos y el atacante William León.

SI bien no estarán en el Mundial, vale destacar también al salvadoreño Frank Velásquez, máximo goleador del torneo con 15 dianas, al bahameño Lesly St. Fleur y al trinitense Kevon Woodly.

Números que hablan
10. Los 10 jugadores de campo que llevó Costa Rica a El Salvador anotaron al menos un gol en el torneo. Sin embargo, las 29 dianas que marcó en total el ataque tico significó apenas la quinta mejor ofensiva entre los ocho equipos que jugaron seis partidos en la competición, por detrás de El Salvador (43), Guatemala (34), México (33) y Jamaica (32).