Los ocho equipos participantes en la Copa Africana de Naciones de Beach Soccer 2016, que empieza en Nigeria el martes 13 de diciembre, se batirán por ganar el codiciado trofeo, pero también por uno de los dos pases disponibles para la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Bahamas 2017.

Los aficionados que asistan en Lagos a la fase final tendrán sin duda la sensación de que se repite la historia. Los participantes, Egipto, Ghana, Costa de Marfil, Madagascar, Marruecos, Senegal y la anfitriona, Nigeria, estuvieron todos presentes en la anterior edición de la máxima competición africana de fútbol playa, que sólo contará con una novedad: la inclusión de Libia en lugar de la nación que organizó el torneo en 2015, Seychelles.

Incluso los grupos poseen una composición muy similar. Egipto, Nigeria y Costa de Marfil vuelven a compartir el Grupo A, junto con Ghana. A Madagascar, Marruecos y Senegal, viejos conocidos de la edición anterior, se les unirá Libia en el Grupo B.

Las Súper Águilas de la arena se han clasificado para el Mundial de la especialidad en cuatro ocasiones, pero su última aparición en los escenarios mundiales data de 2011. Desde entonces, han caído dos veces en semifinales, y su afición tiene muchas ganas de que su equipo llegue por fin hasta la final.

Su seleccionador, Ejoor Adamu, ha convocado a expertos veteranos, como Isiaka Olawale, Victor Tale, autor de seis goles en el Mundial de 2011, y Ogbonnaya Okemmiri, quien ya ha jugado en este nivel. Además, el técnico ha conseguido una buena mezcla con la inclusión de prometedores talentos, como el guardameta Godwin Tale, de tan sólo 16 años, y el defensa Lukman Ibrahim, un año mayor.

Adamu ha podido trabajar con el combinado durante varias semanas en una concentración de entrenamiento. “Ya estamos preparados. Queremos ganar la Copa en calidad de anfitriones. Nos hemos entrenado intensamente, estamos listos física y mentalmente, y muy concentrados en la labor”.

El entrenador vuelve a tener a su disposición a Abu Azeez, quien a principios de este año participó con el Enyimba en la Liga de Campeones de la CAF. Aunque el delantero había declarado que no deseaba formar parte de la selección de fútbol playa, podría regresar por orden de los directivos nacionales.

“Es un honor vestir los colores de Nigeria, y estoy seguro de que mis compañeros tienen la mirada puesta en el título”, asegura Azeez. “Y yo también. Quiero darlo todo por mi país, como siempre he hecho hasta ahora”.

Madagascar busca mantener la buena racha
En el Grupo B, los dos finalistas de 2015, Madagascar y Senegal, son los favoritos para pasar a semifinales. La selección insular confía en repetir su sorprendente triunfo del año pasado.

El equipo de África Occidental, uno de los dos combinados (el otro es Nigeria) que han llegado hasta los cuartos de final de la competición mundial, en 2007 y 2011, está decidido a conquistar uno de los dos billetes disponibles para los máximos escenarios del fútbol playa del mundo.

Los Barea consiguieron imponerse a los senegaleses en la fase de grupos y, a continuación, remacharon la gesta en la tanda de penales que decidió la final. Su capitán, Pierralit Tovonay, está seguro de que su selección logrará emular su hazaña, pese a que este año presenta un equipo totalmente renovado.

"Tras muchos meses de preparativos, estamos listos”, comenta. “Nuestro principal rival será Senegal. Creo que nos infravaloraron la última vez, pero ahora todo será diferente. Ahora nos tomarán en serio”.

Tovonay acaba de recibir el brazalete de la selección. "Ser el capitán de la selección nacional supone una responsabilidad muy grande. Los técnicos esperan mucho de mí, y yo haré cuanto pueda por convertirme en un buen líder. Empujaré a los jugadores si fuera necesario o los jalearé cuando convenga”, añade.

Aunque Marruecos terminó tercero en la competición en 2013, en calidad de anfitrión, y quinto en la última edición, tendrá que emplearse muy a fondo si desea que su visita a Nigeria se prolongue más allá de la fase de grupos.

Libia parece contar con menos posibilidades incluso que el rival norteafricano. Aunque Nigeria será su cuarta participación en la fase final, los libios no han ganado nunca un partido en esta competición.