Boguslaw Saganowski sabe perfectamente cuánto falta para que el balón comience a rodar en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Bahamas 2017. No importa cuándo se lo preguntan, la estrella de la selección polaca siempre sabe la respuesta.

“Todos los deportistas sueñan con disputar un Mundial. No en vano, yo ya estoy contando los días que faltan para emprender el viaje a Bahamas”, revela este veterano de la arena de 39 años ante los micrófonos de FIFA.com.

La cita bahameña supondrá la segunda Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA para Polonia, que ya participó en la edición que se celebró en 2006 en Río de Janeiro, donde el combinado europeo quedó eliminado en la primera fase tras caer frente a Estados Unidos y Brasil por 4-2 y 9-2, respectivamente, e imponerse a Japón por 8-5.

En aquel certamen, Saganowski, que marcó siete de los doce goles que anotó el combinado polaco, ya fue uno de los jugadores más destacados de su equipo.

Once años después de su estreno mundialista, los Biało-Czerwoni afrontan la cita bahameña cargados de la confianza que les confiere ser los vigentes campeones de Europa y con el objetivo de superar al menos la fase de grupos esta vez. “Si jugamos como en la Eurocopa podemos sorprender a más de uno. Por supuesto, no hace falta decir que nos emplearemos al máximo para conseguir una medalla”.

Sorprendente e inolvidable
Con un balance de siete victorias en ocho partidos, Polonia completó una gran actuación en la cita europea disputada el pasado mes de septiembre. De manera especial, el choque que los polacos le ganaron por 5-3 a Rusia, la campeona del mundo de 2011 y 2013, supuso un auténtico golpe sobre la mesa por su parte.

Ya en semifinales, los Biało-Czerwoni necesitaron de la prórroga para imponerse a Italia por 3-2, mientras que en la final superaron a Suiza por un más holgado 6-3. Por si fuera poco, Szymon Gasinski fue nombrado mejor portero del certamen y Saganowski recibió el premio al jugador más valioso.

“Recibir el premio al mejor jugador supuso un gran honor para mí, pero tengo que dar las gracias sobre todo a mis compañeros, que fueron los que lo hicieron posible. El equipo solo se pudo montar poco antes del inicio de la Eurocopa, y varios de los internacionales habituales no pudieron viajar. La verdad es que, si echamos la vista atrás y consideramos el resultado que conseguimos, hay que reconocer que lo nuestro fue un golpe de suerte”.

Sembrar para cosechar
Saganowski espera que la participación de su selección en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA suponga un nuevo impulso para el fútbol playa en su país, donde esta modalidad deportiva no es de las más populares precisamente. “En Polonia solo lo practicamos unas mil personas, y eso lo dice todo. Sin embargo, el Mundial puede contribuir a aumentar la popularidad del fútbol playa”.

Tras once años como jugador en activo, ha hecho ya su aportación al desarrollo del fútbol playa en Polonia, así que el internacional polaco, que dejará la selección tras la cita bahameña, puede retirarse con la conciencia tranquila. “Cumpliré 40 años en marzo, así que ya es hora de dejar paso a los jóvenes talentos. En cualquier caso, me gusta demasiado este deporte como para retirarme del todo, así que, aunque abandonaré el combinado nacional, seguiré jugando en la liga de mi país”.

Sea como fuere, lo que Saganowski no contempla es un regreso a la variante sobre césped. “He practicado diferentes modalidades futbolísticas e incluso he ganado la liga polaca de futsal con el Clearex Chorzów, pero, en mi opinión, jugar sobre arena es más difícil que sobre césped. El fútbol playa es más dinámico, se juega descalzo sobre un terreno irregular y, por si fuera poco, los jugadores tenemos que soportar temperaturas muy elevadas con frecuencia”.

En cualquier caso, hay algo de lo que nuestro protagonista está totalmente convencido: Robert Lewandowski, futbolista del Bayern de Múnich y uno de los mejores delanteros del mundo sobre césped en la actualidad, sería sin duda un gran jugador de fútbol playa, aunque, como matiza Saganowski guiñando un ojo al finalizar la entrevista, para eso necesitaría antes un par de sesiones de entrenamiento con él.