• Brasil volvió a ganar el título después de 8 años
  • Para "honrar el nombre de nuestro país”, según su capitán
  • La Selção también se llevó tres premios individuales y el Fair Play
Los jugadores de Brasil apenas podían contener sus emociones tras poner fin a su sequía de ocho años sin ganar la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA.

Brasil sumó su quinto título mundial con un sensacional triunfo por 6-0 en la final contra la subcampeona de 2015, Tahití.

Se trataba además de la 35ª victoria consecutiva de Brasil en partidos oficiales de fútbol playa. No es de extrañar que los ganadores se mostrasen entusiasmados al hablar minutos después de dejar la arena dorada de Nassau.

“Somos más que un grupo de jugadores y de hombres: somos un equipo que se ha dejado la vida por la idea de ganar este título para honrar el nombre de nuestro país”, resaltaba su capitán, Bruno Xavier. “Somos Brasil, y somos pentacampeones del mundo. Estoy muy feliz por poder reconquistar este título para nuestro país”.

El defensa Catarino, autor de 8 goles en Bahamas 2017, considera que su selección se ha visto recompensada por una larga y entregada preparación. “Es la culminación de un trabajo”, afirma. “Es la recompensa a un grupo que se ha preparado de la mejor forma posible”.

“Nos hemos entregado, y hemos luchado con todas nuestras fuerzas para conseguir este título con el que Brasil ha soñado tanto tiempo”, añade Catarino. “Resulta imposible calibrar las emociones, y es un sentimiento difícil de describir, pero es algo que marcará todas nuestras vidas y que recordaremos siempre”.

Mauricinho, que marcó dos tantos en la final y se adjudicó el Balón de Plata adidas, se expresó con FIFA.com en términos similares: “Todavía no lo he asimilado. Para ser sincero, es un sueño hecho realidad. Desde que era pequeño, soñaba con jugar al fútbol playa y proclamarme campeón mundial. Haberlo conseguido, y ganar además el balón de plata, es un sueño cumplido”.

Premios de Brasil

  • Balón de Bronce adidas: Datinha
  • Goleador de Plata adidas: Rodrigo
  • Premio Fair Play