El Salvador

Ayer
Los orígenes de esta potencia centroamericana en ascenso se pueden encontrar en un grupo de pescadores amantes del fútbol. Desde entonces, los salvadoreños han recorrido un largo camino. La clasificación a las Copas Mundiales de Beach Soccer de la FIFA de 2008 y 2009 les permitió obtener mucha experiencia, lo que se reflejó en su estupenda actuación en la última competición, celebrada en Italia durante 2011. Allí lograron el cuarto puesto de forma increíble, al sorprender a los candidatos de siempre y ganarse un lugar en las semifinales.

Hoy
El liderazgo de este equipo recae en la sorprendente figura de Frank Velásquez, Bota de Bronce y Balón de Bronce, como tercer anotador y tercer mejor jugador respectivamente, en el torneo de 2011. En los clasificatorios de la CONCACAF para la prueba de este año, los salvadoreños eran claros favoritos para desplazar a México y asegurarse el pase. Si bien lograron vencer a los mexicanos en un encuentro de semifinales que quedará en el recuerdo, en la final perdieron por un gol de diferencia en la prórroga, frente al revitalizado equipo de Estados Unidos. Aun así, la confianza de los centroamericanos no ha mermado lo más mínimo, y su objetivo es lograr una actuación memorable nuevamente, una vez que comience a rodar el balón en Tahití.

¿Y mañana?
Durante el espectáculo que nos aguarda en los mares del sur, El Salvador dependerá en gran medida del rendimiento que ofrezca Velásquez. Sin embargo, no es la única estrella del equipo. Agustín Ruiz hace sentir su férrea y sólida presencia en el mediocampo: su juego elegante durante los partidos en las Bahamas le valió ser elegido mejor jugador de los clasificatorios de la CONCACAF.