La Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Portugal 2015 fue una gran oportunidad, no sólo para ver a los mejores jugadores del planeta, sino para comprobar lo mucho que ha crecido este deporte en todo el mundo.