La Pasión de un Pueblo... Ese es el apodo que sintetiza al América de Cali, el cuarto club más antiguo la primera división colombiana y el segundo más laureado. Por sus filas han pasado futbolistas exquisitos pero, para salir campeones por primera vez, debió ser exorcizado... FIFA.com presenta una historia tan particular como rica.

Nacimiento del club
Si bien la fecha oficial de la fundación de la Corporación América de Cali, como se lo conoce hoy en día, es el 13 de febrero de 1927, distintos historiadores del fútbol colombiano reconocen dos antecedentes relacionados con el nacimiento del club.

El primero data de 1918. El 21 de diciembre de ese año, ve la luz por primera vez, en un humilde barrio de la ciudad de Cali, el América Football Club. Su existencia fue efímera, lo que remite al segundo antecedente, que se remonta a 1923: un grupo de ex jugadores del América fundan Racing Club, llamado así por adoptar la camiseta blanca y celeste a rayas verticales de su homónimo argentino.

Entre estos últimos estaba Álvaro Cruz, quien junto a Hernán Zamorano Isaacs, serán los principales impulsores de readoptar el nombre de América cuatro años más tarde. De hecho, fue Isaacs, quien aquel 13 de febrero de 1927, se transformó en el primer presidente del América de Cali.

Mitos y realidades de una pasión
¿Cómo pasó el celeste y blanco al rojo que hoy lo identifica? Durante una gira por el interior del país en 1931, el plantel del América fue invitado en Barranquilla a ver un partido de basquetbol entre Unión Colombia y los Diablos Rojos. Impresionados por color de la camiseta de éstos últimos, los jugadores decidieron allí mismo adoptarlo como propio.

El diablo, incluso, se colaría en el escudo del club a principios de la década del '40. Sin embargo, fue durante el período de Gabriel Ochoa Uribe como técnico del club que, por cuestiones místicas, empezó a perder protagonismo, hasta desaparecer totalmente del emblema de la institución en 1992. Recién en 1997 el diablo volvió a formar parte de los símbolos y la ropa deportiva del club.

Pero la metafísica siempre ha estado ligada a la historia escarlata. La leyenda cuenta en 1948, aprobada la profesionalización del equipo, el asociado Benjamín Urrea, indignado, lanzo una maldición: "Que lo vuelvan profesional, que hagan del América lo que quieran, pero juro por mi Dios que nunca serán campeones...". Las risas socarronas de ese día no imaginaban la sequía que se avecinaba. Entonces, en 1978 un grupo de socios y el mismo Urrea decidieron exorcizar al club, buscando poner fin a la Maldición del Garabato. Y, creer o reventar, un año más tarde América ganó su primer título....

Este lauro abrió paso al período más glorioso del club. Dirigidos por Ochoa Uribe, con jugadores de la talla de Willington Ortíz, Anthony de Ávila, los paraguayos Juan Manuel Battaglia y Roberto Cabañas, y los argentinos Julio Falcioni y Ricardo Gareca, los Diablos Rojos monopolizaron el fútbol colombiano en los 80', logrando un inédito pentacampeonato entre 1982 y 1986, el último a costa de su clásico rival, el Deportivo Cali.

A este gran equipo sólo le faltó ganar la Copa Libertadores. Oportunidades no le faltó: alcanzó tres finales consecutivas, pero las perdió todas. En 1985, cayó por penales con Argentinos Juniors. En 1986, su verdugo fue el también argentino River Plate. Pero nunca estuvo tan cerca como en 1987, cuando un gol de Diego Aguirre a diez segundos del final del tercer partido le dio el trofeo al uruguayo Peñarol.

La década del 90' también fue exitosa. Gracias a talentos como Freddy Rincón, Jairo Castillo, Albeiro Usuriaga, Oscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Jerson González, el club alcanzó otros tres títulos y a su cuarta final de la Libertadores, aunque River Plate volvió a frustrar el sueño americano. Ese 1996, sin embargo, ocupó el segundo lugar en el ranking mundial de clubes, algo que ningún otro equipo colombiano ha podido igualar. En 1999 logró su primer lauro internacional, la Copa Merconorte.

El tricampeonato obtenido a comienzos de la década de 2000 lo hace, hasta ahora, el club más ganador del Siglo XXI en Colombia. Sin embargo, no ha podido festejar desde aquella vuelta olímpica en 2003 y, con 12 títulos, sigue segundo en el rubro, a uno de Millonarios.

El presente
América acaba de clasificarse para los cuadrangulares finales del Torneo Clausura, y espera acabar con seis años sin festejos. Los Diablos Rojos son candidatos a la corona, a punto tal que perdieron la final del Apertura 2008 con el Boyacá Chicó. Su otro gran objetivo es volver a la Libertadores, certamen que no juega desde 2005 y desvive tanto a dirigentes como simpatizantes.

El estadio
El estadio Olímpico Pascual Guerrero se inauguró 20 de julio de 1937, y lleva hoy el nombre del poeta que donó las tierras para su construcción, más allá de que su denominación inicial fuera Estadio Departamental. Tiene una capacidad de más de 45,000 espectadores y allí hacen de local tanto el América como el Deportivo Cali.