Los aficionados de Newell's Old Boys de Rosario tienen muchos motivos para estar orgullos de ser leprosos. Por un lado, algunos de los jugadores más notables del fútbol argentino se formaron en su cantera. Por el otro, ídolos indiscutidos como Diego Maradona o Ariel Ortega vistieron su camiseta. A continuación, FIFA.com presenta a uno de los gigantes de Rosario, una de las ciudades más futboleras del país.

Nacimiento del club
Cuando Isaac Newell llegó a la ciudad Argentina de Rosario procedente de Inglaterra con apenas 16 años, allá por 1869, jamás se imaginó la influencia que tendría en la historia del fútbol argentino. Telegrafista del ferrocarril hasta que completó sus estudios del profesorado de inglés, en 1884 decidió fundar una escuela: el Colegio Comercial Anglicano Argentino. Ese mismo año, Newell introdujo en Argentina la primera pelota de cuero y el primer reglamento oficial de fútbol.

El juego, que para ese entonces se expandía con fuerza en todo el país, tuvo gran aceptación entre los estudiantes del instituto, que desde 1900 era conducido por Claudio, hijo de Isaac, y principal impulsor de la idea de fundar un club. La reunión cumbre, a la que asistieron alumnos, ex alumnos y profesores, tuvo lugar el 3 de noviembre de 1903. Ese día nació el Club Atlético Newell's Old Boys (los viejos muchachos de Newell).

La primera camiseta fue blanca y celeste, como la del colegio, pero al poco tiempo se adoptó otra mitad roja (tomado de la bandera inglesa, patria de Isaac) y mitad negra (de la bandera alemana, cuna de su esposa). Estos colores se adoptaron también para el escudo, y son los que acompañan a la institución hasta hoy.

Mitos y realidades de una pasión
Newell's fue el primer campeón de la Liga Rosarina en 1905, ganándole en el camino a Rosario Central, su clásico rival, el primer cruce entre ellos. Esta rivalidad es una de las más enconadas del fútbol argentino, a punto tal que es difícil encontrar casos de jugadores que hayan nacido en un club y vestido la camiseta del otro.

Su apodo nacería más tarde, alrededor de la década del 20'. Según dice la leyenda, tanto Newell's como Central recibieron una invitación para jugar un encuentro amistoso a beneficio de los enfermos de lepra de un hospital de la zona. Si bien Newell's aceptó el convite, Central se negó y, desde ese momento, Rosario quedó dividida entre leprosos y canallas.

Luego de cosechar numerosos títulos en la era amateur y semi-profesional, y darse el gusto de ser el primer club de América en transferir un futbolista a Europa (Julio Libonatti, al Torino de Italia, en 1925), Newell's se incorporó a los torneos nacionales organizados por la Asociación del Fútbol Argentina en 1939.

Su primera vuelta olímpica llegó en 1974, cuando por la última fecha del Torneo Metropolitano empató 2-2 con Rosario Centras tras ir perdiendo 2-0. Aquel gol de Mario Zanabria se recuerda todos los años, en un ritual ineludible para todo leproso que se precie de tal. Integraban aquel plantel, entre otros, Jorge Valdano y Américo Gallego. Su segunda corona tuvo el sello distintivo del club, ya que ese plantel de 1988 estaba compuesto íntegramente por jugadores de la cantera.

Desde ese momento, Newell's inscribió a sus equipos en el fútbol juvenil de AFA y salvo el poderoso Boca Juniors, ningún otra institución ha logrado más títulos en las categorías menores. Allí se formaron, entre otros, nombres de la talla de Gabriel Batistuta, Abel Balbo, Lionel Messi, Gabriel Heinze o Maximiliano Rodríguez, por sólo citar algunos.

Los dos campeonatos nacionales bajo la conducción de Marcelo Bielsa ayudaron a pasar los malos tragos que significaron las derrotas en las finales de la Copa Libertadores de 1988 y 1992, la gran cuenta pendiente de la Lepra con la historia. Pero luego de varios años con resultados dispares, Newell's recuperaría el protagonismo en 1993 con la contratación de Diego Maradona.

La estadía de El 10, aunque corta, genera tanto orgullo en la parcialidad leprosa como otros dos hitos muy populares de su historia. Uno, el de haber sido el único equipo del interior que aportó futbolistas a ambas selecciones campeonas del mundo mientras los mismos se jugaban en allí (Gallego en 1978 y Sergio Almirón en 1986). La otra, ser la única institución en representar a la Argentina en una competición oficial (la reserva de Newell's jugó el Torneo Preolímpico de 1976).

El estadio
El "Coloso del Parque" fue inaugurado el 23 de julio de 1911 y está situado en el Parque de la Independencia, un espacio verde de la ciudad de Rosario. Su fisonomía actual es consecuencia de las obras de remodelación que se realizaron entre 1995 y 1997, las cuales elevaron su capacidad a 42,000 espectadores, transformándolo así en uno de los estadios de mayor capacidad del interior del país. Fue en esa misma época que recibió su nombre actual. Sus modernas instalaciones le permitieron ser una de las sedes Copa Mundial Sub-20 de la FIFA en 2001.