El Arsenal Football Club se fundó con el nombre de Dial Square, lejos de su ubicación actual en el norte de Londres, y la intención de rechazar la tentación del profesionalismo, pero la trayectoria posterior de la entidad incluye varias constantes halagadoras. FIFA.com narra la historia de un equipo que lleva 90 años participando ininterrumpidamente en la elite del fútbol inglés, todo un récord, y contendiente de manera habitual por los grandes trofeos.

Nacimiento del club
Los empleados de una fábrica de armamento de Woolwich fundaron el Dial Square como un equipo de obreros, que debutó goleando 6-0 al Eastern Wanderers en 1886. Enseguida pasó a ser conocido como Royal Arsenal y, después de deambular de un sitio a otro por todo el sudeste de Londres, empezó a sobresalir en torneos locales. Sin embargo, sus dos primeras temporadas en la Copa de la FA se saldaron con un estrepitoso fracaso, y optó por dar el salto a la profesionalidad. Esta decisión no fue bien recibida en la capital, y la Asociación Londinense de Fútbol decretó su expulsión de los torneos regionales.

El Woolwich Arsenal, nombre que adoptó entonces, reaccionó convirtiéndose en el primer club sureño miembro de The Football League, si bien esto hizo que algunos jugadores descontentos se marchasen para formar su propio conjunto. Después de sobrevivir a la quiebra y a las críticas provocadas por su mudanza a Highbury, en la zona septentrional de Londres, el Arsenal (Woolwich dejó de formar parte de su denominación en 1914) ascendió en 1919 por segunda vez a la máxima categoría, donde ha permanecido hasta hoy.

Comienza la leyenda
El Arsenal fue transformado en un peso pesado por Herbert Chapman, quien asumió el mando en 1925. Pionero tanto dentro como fuera del campo, este nativo de Yorkshire dio a los Gunners cinco títulos de la First Division y dos Copas de la FA durante los años 1930. Tal dominio fue posible gracias a delanteros de la talla de Joe Hulme, Jack Lambert, David Jack, Cliff Bastin, Ted Drake y, sobre todo, Alex James.

El Arsenal ganó sendas ligas en los decenios de 1940 y 1950, mientras que la década siguiente fue para olvidar, sin ningún trofeo. No obstante, la escuadra del norte de Londres se rehizo de manera enérgica a principios de los 1970. Primero, Bob Wilson, Frank McLintock, George Graham y Charlie George le dieron la Copa de Ferias en 1970. Luego, un año después, el equipo de Bertie Mee se convirtió en el segundo del siglo XX que conquistaba el doblete de First Division y Copa de la FA, emulando a su acérrimo rival, el Tottenham Hotspur.

El resto de los '70 serían infructuosos para el Arsenal, exceptuando la campaña triunfal de la Copa de la FA 1978/79, merced al guardameta Pat Jennings, el defensor David O'Leary y Liam Brady, un centrocampista elegante y creativo. Con todo, en los dos decenios siguientes surgirían dos formaciones magníficas, aunque sumamente dispares.

La primera se ensambló tras la llegada en 1986 de George Graham, quien construyó una retaguardia formidable y duradera, compuesta por Lee Dixon, Tony Adams, Steve Bould y Nigel Winterburn. Junto al organizador de juego David Rocastle, el prometedor extremo Paul Merson y el delantero Alan Smith, contribuyeron a que el Arsenal se proclamase campeón de liga en 1989, aunque quien acaparó titulares por ese logro fue Michael Thomas. Los Gunners necesitaban vencer por dos tantos al Liverpool en Anfield en la última jornada para arrebatar a los locales el trofeo por diferencia de goles. Y, contra todo pronóstico, lo consiguieron cuando, casi en el último suspiro de aquel choque, el centrocampista firmó el 0-2 definitivo con el que posiblemente haya sido el gol más dramático de la historia de la primera división inglesa.

El Arsenal recuperó el título de la First Division en 1991, y alzó la Recopa de la UEFA en 1994, mediante una solitaria diana de Smith que doblegó al Parma en Copenhague. El arquero David Seaman complementaba a una defensa firme, que provocaba cánticos de "aburrido, aburrido el Arsenal" por parte de los hinchas rivales y de "1-0 para el Arsenal" de los suyos propios, quienes celebraban principalmente las actuaciones del prolífico artillero Ian Wright.

Y aunque con Graham los resultados llegaron en detrimento del juego vistoso, el equipo que Arsène Wenger entrena desde 1996 recibe elogios por su capacidad para entusiasmar. Con hombres de la talla de Dennis Bergkamp, Patrick Vieira, Emmanuel Petit, Marc Overmars, Freddie Ljungberg, Thierry Henry y Robert Pirès a sus órdenes, el técnico francés obtuvo para el Arsenal dobletes de la Premier League y la Copa de la FA en 1998 y 2002, y otro título de liga en 2004.

En la actualidad
El Arsenal fue segundo, detrás de un Chelsea intratable, en la lucha por la Premier League de 2004/05, y terminó las campañas siguientes en los puestos cuarto, cuarto y tercero, respectivamente. Wenger y sus pupilos alcanzaron la final de la Liga de Campeones de la UEFA en 2006, y estuvieron a menos de quince minutos de hacerse con el trofeo, pero sucumbieron ante los goles de Samuel Eto'o y Juliano Belletti (2-1). Tras la marcha de figuras experimentadas como Vieira y Henry, los Gunners exhiben ahora una plantilla repleta de jóvenes promesas.

El estadio
El Emirates Stadium, con un aforo de 60.355 localidades, es el segundo estadio más grande de la Premier League. Fue inaugurado en julio de 2006 para sustituir a Highbury, feudo del Arsenal desde 1913.