La cifra 100, ya se refiera a partidos, goles o años, es siempre sinónimo de tradición, experiencia y, en la mayoría de los casos, de una historia apasionante además. Por eso no sorprende que el Borussia Dortmund y sus millones de seguidores puedan sentirse un poco más orgullosos de su club a partir del 19 de diciembre de 2009, cuando el conjunto aurinegro cumpla nada menos que cien años.

Con seis ligas, dos Copas, una Recopa de Europa y una Liga de Campeones de la UEFA en su palmarés, el Borussia es uno de los clubes más laureados del fútbol alemán. En la clasificación histórica de la liga germana, los de Dortmund ocupan la quinta posición.

El nacimiento de una institución
El 19 de diciembre de 1909, un grupo de jóvenes trabajadores de la industria del acero y de la minería fundaron el Ballspielverein Borussia 09 Dortmund. La palabra “Borussia” se tomó de la cerveza que se servía en el local donde se celebró la reunión fundacional del club. Su primer presidente fue Heinrich Unger.

En los años 30, el Borussia Dortmund se convirtió en uno de los mejores equipos de fútbol de Alemania. Sin embargo, al igual que muchos otros clubes del país centroeuropeo, la entidad tuvo que reconstruir su estructura casi completamente después de la Segunda Guerra Mundial.

Pese a todo, el BVB se plantó en la final del campeonato alemán en 1949 por primera vez, pero cayó por 3-2 en la prórroga a manos del Mannheim. La oportunidad de ser campeones volvió a presentarse en 1956. En esta ocasión, los de Dortmund derrotaron en la final al Karlsruhe por 4-2 y conquistaron su primer título de liga, una competición en la que volverían a coronarse la temporada siguiente.

Con la misma formación que el año anterior, el BVB revalidó el título en 1957 tras derrotar por 4-1 al Hamburgo en el encuentro definitivo. Y se adjudicó su tercera liga nacional en 1963, un año antes del nacimiento de la Bundesliga, al imponerse por 3-1 en el último obstáculo al Colonia. En 1964, en la primera edición del campeonato profesional alemán, el Dortmund acabó cuarto en la tabla.

La forja de una leyenda
En 1965, en su segunda final en la competición, el Borussia se alzó con la Copa tras superar por 2-0 al Alemannia de Aquisgrán. En 1966 llegó el más importante de sus triunfos hasta entonces: el conjunto de Dortmund conquistó la Recopa de Europa al derrotar por 2-1 en la final al Liverpool, gracias al legendario gol que Reinhard Stan Libuda anotó en el minuto 106 del partido. El Borussia se convirtió así en el primer club alemán en lograr un título internacional.

Durante los años siguientes llegaron tiempos de vacas flacas para el Dortmund, que descendió de categoría en 1972 y no recuperó su sitio en la Bundesliga hasta 1976. Nada más regresar a primera división, el Borussia demostró por qué es un club tan especial. El recién inaugurado Westfalenstadion registró una media de asistencia de más de 40.000 espectadores, muy por encima de cualquier otro estadio de la competición en aquel entonces.

Los ochenta comenzaron para el club de la cuenca del Ruhr con problemas económicos, que vinieron acompañados de malos resultados deportivos. En la temporada 1985/86, el Borussia se vio obligado a disputar la repesca de promoción frente al Fortuna de Colonia, aunque consiguió mantener la categoría. Las cosas empezaron a mejorar a finales de la década. En 1989, el cuadro aurinegro alcanzó la final de Copa, en la que derrotó al Werder Bremen por 4-1. Aquél era su primer título en 23 años y, al mismo tiempo, la segunda Copa de su trayectoria.

La década de los noventa fue la de mayor esplendor en la historia del Borussia. En 1991 se fichó a Ottmar Hitzfeld, un entrenador relativamente inexperto. En 1995, el equipo volvió a conquistar el título de liga 32 años después. El éxito se repitió la temporada siguiente y el club sumó una nueva liga a su palmarés. En esta etapa, el Borussia también alcanzó la gloria en las competiciones europeas. El BVB levantó el trofeo de la Liga de Campeones de la UEFA de 1997 al batir por 3-1 en la final al Juventus de Turín y, meses más tarde, alzó también la Copa Intercontinental tras superar por 2-0 al Cruzeiro de Belo Horizonte. Por aquel entonces, el equipo contaba con jugadores de la talla de Stefan Reuter, Jürgen Kohler, Matthias Sammer, Steffen Freund y Andreas Möller, vértebras de la selección alemana que se proclamó campeona de Europa en Londres en 1996.

En la actualidad
Sin embargo, los laureles deportivos no durarían mucho. Tras la marcha de Hitzfeld y de numerosos jugadores veteranos, el club invirtió en nuevas estrellas que no lograron revalidar los logros del pasado reciente. El Borussia tocó fondo en la temporada 1999/2000, en la que flirteó con el descenso.

No obstante, la tendencia no tardó en volver a cambiar y, después de que el Dortmund se convirtiese en el primer club de fútbol alemán en cotizar en bolsa, el cuadro aurinegro, entrenado por el campeón de Europa Matthias Sammer, consiguió en 2002 su sexto título de liga. En esa misma temporada, el BVB se proclamó subcampeón de la Copa de la UEFA tras caer en la final ante el Feyenoord de Rotterdam por 3-2.

2002 sigue siendo hasta la fecha el último gran año del Borussia Dortmund, que en 2007 sucumbió en su intento de agregar una nueva Copa a su currículo al caer por 2-1 en la prórroga de la final frente al Bayern de Múnich, el equipo más laureado de Alemania. No obstante, a juzgar por su carácter, podemos estar seguros de que no pasará mucho tiempo antes de que el Borussia vuelva a emprender el asalto a la liga alemana y a las competiciones europeas.

El estadio
El estadio del Borussia, el Signal Iduna Park (denominado Westfalenstadion hasta diciembre de 2005), cuenta con 80.000 localidades y es el mayor recinto exclusivamente futbolístico de Alemania. El diario británico The Times lo situó en el primer puesto de su lista de los diez estadios más bonitos del mundo.

El edificio se construyó entre 1971 y 1974 con motivo de la Copa Mundial de la FIFA Alemania 1974 (de la cual albergó cuatro partidos) y desde 1995 se ha sometido a varias ampliaciones. En este estadio se disputaron también seis encuentros de la cita mundialista de 2006, incluida la semifinal entre la anfitriona Alemania y la posterior campeona del mundo, Italia, que se impuso por 2-0 en la prórroga.