El Ismaily, que es el mayor equipo egipcio radicado fuera de la capital, profesa con orgullo una larga tradición de formar jugadores de talento. Sin embargo, además de por los famosos licenciados que luego han pasado a integrar los mejores equipos dentro y fuera de Egipto, el club se distingue por su llamativa combinación de camiseta amarilla y pantalón azul claro, un uniforme que les ha valido el apodo de Chicos Samba.

El otro sobrenombre de la entidad, Al-daraweesh, fue acuñado en los años sesenta, cuando militaban en sus filas varios jugadores con ese apellido, entre ellos Mimi Daraweesh, Amiru Daraweesh y Mustafá Daraweesh.

El nacimiento de una institución
El club fue fundado en 1924 en Ismailia, ciudad situada al noreste de Egipto, a orillas del Canal de Suez. Al principio se llamó Al Nahda. Su campo de tierra y su modesta y única caseta se habilitaron gracias a las donaciones y los generosos esfuerzos de empresas y ciudadanos locales. En 1926 la entidad pasó a formar parte oficialmente de la Asociación Egipcia de Fútbol, y se convirtió en un símbolo de resistencia y de considerable pundonor nacional en una época en la que el país estaba ocupado por los británicos.

En 1943 los Al-daraweesh se trasladaron a su actual emplazamiento, y en 1948 competirían en el primer campeonato de liga organizado por la Asociación Egipcia de Fútbol. No obstante, tendrían que pasar otros 19 años antes de que sus jugadores pudieran levantar el primero de sus tres escudos de campeón de la liga egipcia.

Dos años después, en 1969, el club hizo historia al convertirse en el primer equipo árabe en ganar la Liga de Campeones africana, a raíz de su victoria sobre el TP Englebert de la RD del Congo por un marcador agregado de 5-3 en los dos partidos de la final.

Lazos familiares
A lo largo de los años, la familia Osman, una de las más linajudas del país, se ha mantenido fuertemente ligada al Club de Fútbol Ismaily. En los años sesenta, Osman Ahmed Osman se hizo cargo de la presidencia del club a petición de los jugadores y contrató a su primer entrenador extranjero, el inglés Jordon Thomson, que los condujo hasta la cúspide de los campeonatos nacional y continental que ya hemos mencionado.

A mediados de los años noventa, los lazos con la familia Osman se reforzaron cuando Ismail Osman, sobrino del presidente de los sesenta, asumió la misma posición y emprendió otra era gloriosa en la historia del club. Entre 1997 y 2000, los Al-daraweesh alzaron tres trofeos importantes: dos Copas de Egipto y el Escudo de la liga nacional. La sospecha de que el nombre Osman era particularmente propicio para el Ismaily ganó más credibilidad si cabe tras la marcha de Ismail en 2004, pues coincidió con el inicio de su reciente sequía de conquistas.

Otro nombre estrechamente entrelazado con la historia del club es el de Abou Greisha, una de las mayores y más prolíficas familias futbolísticas y deportivas de Egipto. En las décadas de 1930 y 1940 había seis hermanos Abou Greisha en el equipo, y el club ganó su primer título en 1967 a las órdenes del técnico Said Abou Greisha. Por si fuera poco, cuando la revista France Football creó el premio Futbolista Africano del Año en 1970, Ali Abou Greisha quedó segundo ex aequo por detrás de Salif Keita.

En la actualidad
En estos momentos, los Al-daraweesh están entrenados por Emad Suleiman y ocupan la cuarta plaza de la división de honor egipcia. En la temporada 2008/09, hubo una intensa lucha por el título de liga entre el Ismaily y el Al Ahly, hasta el punto de que se hizo necesario disputar una eliminatoria para dirimir el ganador al término de la campaña. No hubo final feliz para el club de Suez, sin embargo, pues su rival de El Cairo reclamó el cetro en Alejandría con una reñida victoria por 1-0.

Esta temporada, los Chicos Samba compiten de nuevo en la Liga de Campeones de la CAF, en la que han empezado con buen pie con un 3-1 a su favor sobre el Tamponnaise de la isla de Reunión. El encuentro de vuelta está previsto para el 3 de abril.

El estadio
El estadio Ismailia abrió sus puertas en 1943 y tiene un aforo aproximado de 20.000 espectadores.