El día que la historia recopile a los mejores futbolistas zurdos de todos los tiempos, es probable que el nombre del uruguayo Rubén Walter Paz aparezca en esa lista. Y no es para menos: en sus 29 años de carrera, fue campeón en Uruguay, Brasil y Argentina; además, jugó en Italia y Francia y, por si fuera poco, fue un símbolo de la selección charrúa, con la cual disputó dos Copas Mundiales de la FIFA.

"No sé si es para tanto, pero a mí me alcanza con el cariño que recibo en Uruguay y en los otros países donde jugué. Y todos fueron campeones del mundo, ¿eh? Eso dice algo. Aunque al final, me quedo con haber logrado todo lo que me propuse en esta profesión. Fueron muchos sacrificios pero triunfé. Y si tuviera que volver a elegir la carrera de futbolista, lo haría sin dudarlo", afirma Paz a FIFA.com desde Montevideo, donde, a los 49 años, es ayudante de campo del popular Peñarol.

Fueron cinco años maravillosos donde hice lo que me gustaba: ser jugador de fútbol
Paz rememora su época en Peñarol

Momentos inolvidables
Peñarol fue, justamente, el primer amor de este exquisito volante creativo nacido en Artigas el 8 de agosto de 1959. "De niño quería ser como Alberto Spencer, el mayor ídolo mirasol de todos los tiempos. Cuando a los 17 me di el gusto de debutar y ser campeón, hice realidad mi sueño", rememora. "Allí aprendí que ésto no era sólo un juego sino un trabajo, y por lo tanto debía tomarlo seriamente. ".

La exquisitez de su zurda le permitió ser idolatrado, asimismo, en Brasil y Argentina. "El brasileño premia la calidad sobre todas las cosas, y tuve la suerte de integrar un buen equipo del Inter", recuerda. "En Racing Club fue otra cosa", aclara, "ya que hacía mucho tiempo que el club no ganaba nada y colaboré para lograr dos títulos internacionales. Aún así, me cuesta explicar el amor que esa hinchada todavía siente por mí".

Es un don, pero también hay que tener paciencia para practicar y perfeccionarse
Paz nos desvela el secreto de su zurda de oro

Muchos lo recordarán por su eximia pegada a balón parado, sobre todo en tiros libres cercanos al área, donde los espacios del arco para colocar el balón se achican. ¿Don o trabajo? "Yo tuve al brasileño Dino Sani como entrenador tanto en Peñarol como en el Inter. Él le pegaba bárbaro y me ayudó a desarrollar el talento. ", ilustra.

Su paso por Francia e Italia tuvo menos brillo, es cierto, pero en aquellos años formó parte de los planteles de Uruguay que clasificaron para los Mundiales de 1986 y 1990. En ambas, la Celeste fue eliminada en octavos de final. "A México no fuimos preparados de la mejor manera pero así y todo, nos ganó por la mínima Argentina, que después salió campeona. En Italia, en cambio, nos faltó algo de suerte: de no habernos cruzado con el dueño de casa, podríamos haber llegado más lejos".

Paz jugó los últimos años de su carrera en clubes de poca trascendencia, antes de retirarse a los 46 años. ¿El motivo? "Para ir dejando de a poco, sin sufrir tanto. De estados llenos, vestuarios con muchos periodistas y adrenalina pura pasé a lo mismo pero en menor escala. Eso me ayudó para dar el paso definitivo".

solía decir que no iba a dedicarme a ser técnico, pero después me di cuenta que me sería muy difícil desligarme del fútbol
Paz reconoce que es un adicto al fútbol

¿Y hoy?
Durante la entrevista con FIFA.com, Rubén Paz habla con tanta naturalidad de táctica, planificación y manejo de grupo que sorprende al afirmar: "Yo . Cuando Marcelo Saralegui me convocó para ser su ayudante y en Peñarol, le dije que sí y aquí estoy".

Paz confiesa que es más difícil estar del lado de afuera del campo, "porque tú puedes hacer muchas cosas en la semana, pero el día del partido, deciden los jugadores". Eso sí, a pesar de haber sido ‘director de orquesta' toda su carrera, no tiene problemas en ocupar hoy un rol secundario. "Estoy aprendiendo y puede que alguna vez me llegue el momento de dirigir sólo. Veremos con el tiempo", aclara.

La pregunta final se cae de madura: ¿le gustaría dirigir a la Celeste? "¡Claro! Pero no pienso en eso ahora porque no creo estar preparado. Sí estoy convencido de que con mayor infraestructura y un proyecto a largo plazo, Uruguay podría aprovechar los excelentes juveniles que siguen apareciendo y volver a ser potencia. Ese, para mí, sería el mayor desafío". 

Datos personales
Posición: mediocampista

Clubes: Club Atlético Peñarol (1977-81), Internacional de Porto Alegre (1982-86), Racing Matra de París (1986), Racing de Avellaneda (1987-88), Genoa (1989-90); Racing Club de Avellaneda (1991), Rampla Juniors (1992-93), Club Frontera Rivera (1994-94, 1997-00), Godoy Cruz (1995), Wanderers (1996), Nacional San José de Mayo (2002), Club Tito Borjas (2003-05), Club Pirata Juniors (2006).

Selección nacional: 66 partidos (12 goles).

Palmares: 3 títulos uruguayos, todos con Peñarol (1978, 1979, 1980); 3 títulos estaduales brasileños, todos con el Inter de Porto Alegre (1982, 1983, 1984); 2 títulos internacionales con Racing de Argentina (Supercopa Sudamericana 1988 y Supercopa Interamericana 1988); 1 título con la selección uruguaya (Copa de Oro (Mundialito 1980).