Los Emiratos Árabes Unidos son un grupo de siete pequeños estados situados en la punta sureste de la Península Arábiga, en Asia Occidental. El Golfo Arábigo baña la costa norte del país. Qatar es el vecino más cercano por el oeste, Arabia Saudí por el sur y Omán por el este. Irán también está relativamente cerca, justo al otro lado del Golfo.

La Federación de los Emiratos Árabes Unidos fue fundada en 1971 a partir de la unión de seis emiratos: Abu Dhabi, Dubai, Ajman, Umm al Qaiwain, Fujaira y Sharya. Y sólo un año más tarde se les unía el de Ras al Jaima. Abu Dhabi es, con diferencia, el de mayor tamaño, pues ocupa más del 80% de los 83.600 km cuadrados del país.

La población, en continuo crecimiento, supera ya los 9 millones de habitantes. Abu Dhabi y Al Ain, las dos sedes de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2017, albergan 2.784.000 y 650.000 habitantes, respectivamente. El desarrollo de la industria petrolera ha atraído una gran cantidad de inmigrantes. De hecho, actualmente, la población del país está compuesta por un 11% de emiratíes, un 9% de árabes de diverso origen e iraníes, y un 62% de sudasiáticos. La gran mayoría es musulmana (96%), y si bien el idioma oficial del país es el árabe, el inglés, el hindi y el urdu también están muy extendidos.

La mayor parte del territorio es desértico, pero rico en reservas petrolíferas, que han sido explotadas desde la década de los 60, especialmente en Abu Dhabi, Dubai y Sharya. El clima apenas experimenta cambios: es caluroso (entre 35º y 45º) y húmedo (entre 60 y 100%) en el verano, y cálido (15º a 25º) pero seco en invierno.

El fútbol en EAU
Aunque los Emiratos Árabes Unidos no puedan presumir de un legado futbolístico comparable al muchos países europeos y americanos, esta nación apasionada por el fútbol está tremendamente orgullosa de alojar esta próxima edición de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2017. Será la tercera vez que el país organice este torneo, tras albergar las ediciones de 2009 y 2010. Además, los Emiratos Árabes Unidos han sido anfitriones de otros tres torneos FIFA: la Copa Mundial Sub-20 en 2003, la Copa Mundial de Beach Soccer de 2009, y la Copa Mundial Sub-17 de 2013. Y aunque las carreras de caballos y camellos tengan una tradición de más de 2.000 años en la región, sin duda el fútbol es hoy el deporte más popular del país.

Los Emiratos Árabes Unidos ingresaron en la FIFA en 1972, apenas un año después de adquirir su independencia, y en 1974 se integraron en las Confederaciones Asiática y Árabe. Fueron anfitriones de la VI Copa del Golfo en 1982, de la XII edición en 1994, y de la XVII en 2007. En 1996 albergaron también la Copa Asiática de la AFC, un honor al que correspondieron con su habitual eficacia. Y en dos años volverán a ser sede de ambas competiciones.

Pese a que su selección nacional no llegue al medio siglo de historia, puede presumir de algunos resultados de indudable mérito. Ha sido subcampeona de la Copa del Golfo en tres ocasiones (1986, 1988, 1994) y alzó el trofeo dos veces: en 2007 ante su propio público, tras vencer a Omán en la final, y en 2013 después de imponerse a Irak. Además, llegó a la final de la Copa Asiática en 1996 y ocupó el tercer cajón del podio en 2015. Pero, sin duda, su mayor logro hasta ahora es su clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Italia 1990, su única participación mundialista hasta la fecha.

Si hablamos de fútbol juvenil, la selección sub-20 emiratounidense ha tomado parte en tres Copas Mundiales de la categoría: la de 1997, donde alcanzó los octavos de final; y las de 2003 y 2009, en las que su techo estuvo en la ronda de cuartos. El combinado sub-17, por su parte, también ha participado en tres Mundiales: en 1991 y 2013 no superó la primera fase, mientras que en 2009 disputó los octavos de final.