FIFA.com pone el foco en la inminente final de la Liga de Campeones de la AFC, que enfrentará al Ulsan Hyundai de la República de Corea y al Al Ahli de Arabia Saudí. Dos cosas están garantizadas de antemano, juego ofensivo a raudales y un vencedor inédito.

Así las cosas, ambos contrincantes abordarán el duelo, que tendrá como escenario el estadio Ulsan Munsu, ansiosos por cosechar sus primeros laureles continentales. Además de la motivación extra que supone representar a la AFC en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, a disputar en diciembre en Japón. Dadas las circunstancias, tanto coreanos como saudíes se emplearán a fondo para volver a casa con el triunfo en el bolsillo.

Orgullo patrio
La República de Corea y Arabia Saudí son dos de los países más laureados en los nueve años de historia de la Liga de Campeones de la AFC. La nación de Extremo Oriente ha conquistado el certamen en tres ocasiones, lo que supone todo un récord. El Jeonbuk Motors lo hizo en 2006, el Pohang Steelers en 2009 y el Seongnam Ilhwa Chunma en 2010.

Arabia Saudí es, junto a Japón, el segundo país con mejor palmarés en la competición, gracias al Al Ittihad, que logró la hazaña de ganar dos años seguidos, en 2004 y 2005. Por cierto, el gigante de Yeda se adjudicó su primera corona a expensas precisamente del Seongnam, aunque los coreanos se sacaron la espina hace tres años, cuando el Al Ittihad cayó por 2-1 a manos del Pohang en su tercera final.

Esta enconada rivalidad entre los dos países continuará sin duda en la final de este año, dado que el Ulsan aspirará a otorgar a la República de Corea su cuarto entorchado, mientras que el Al Ahli buscará igualar la marca de su oponente con el tercer triunfo continental de Arabia Saudí.

Y en cierto modo, las dos formaciones tratarán de defender el honor de sus respectivas regiones, dado que esta será la séptima vez que los protagonistas de la pugna por el codiciado trofeo provienen de las zonas oriental y occidental de la Confederación.

Juego ofensivo
Ambos conjuntos han impresionado por su audaz estilo de juego en su trayectoria hacia la final. Los pesos pesados de la K-League son los más prolíficos del certamen, con 24 realizaciones en 11 encuentros, mientras que el Al Ahli ha visto puerta en 19 ocasiones y es tercero en la tabla, por detrás del Al Ittihad con 22.

"Creo que será un partido con un planteamiento netamente ofensivo", declaró Kim Shinwook, el espigado ariete del Ulsan y máximo anotador junto a Rafinha, con seis tantos por cabeza. "Si desplegamos nuestro talento, estoy convencido de que podremos marcar muchos goles. Aunque el Al Ahli es muy peligroso por su veloz ataque y su gran técnica".

Ciertamente, el Ulsan debe mucho a su dupla de artilleros, así como al brillante Lee Keunho. Su fantástico rendimiento ha propiciado que el conjunto coreano culmine su campaña invicto. Shinwook registró un promedio de una diana por partido en los tres últimos compromisos de los suyos, ante rivales de la talla del Al Hilal y del Bunyodkor. La otra mitad del dúo, Rafinha, se incorporó a las filas del Ulsan al comienzo de la fase eliminatoria, cedido por el Gamba Osaka, y ya ha sumado cuatro goles en otros tantos encuentros.

Keunho, que juega por detrás de Rafinha y Shinwook como tercer delantero, es el tercer máximo anotador del conjunto, con cuatro realizaciones, y se presenta como el hombre de las grandes ocasiones. Tras marcar el gol de la victoria (3-2) en octavos ante el Kashiwa Reysol, el internacional surcoreano volvió a ver puerta en la vuelta de cuartos (4-0) frente al Al Hilal, antes de repetir la gesta en los dos partidos con el Bunyodkor (5-1 resultado global).

No obstante, la racha de Víctor Simões, el jugador más certero del Al Ahli, resulta si cabe aún más impresionante con siete tantos, incluido el del triunfo contra el Al Ittihad que permitió a su equipo disputar su primera final. Después de proclamarse máximo goleador de la liga saudí en la pasada temporada con 21 dianas, se espera que el brasileño, de 31 años de edad, haga historia con el Al Ahli en la escena asiática.

"Estoy muy contento de haber podido ayudar a mi equipo con mis goles", afirmó. "Me siento muy bien, lleno de confianza, y estoy muy ansioso de cara a la final. He tenido algunos problemas con las lesiones y no he podido dar lo mejor de mí. Pero ahora estoy al cien por cien y listo para el choque".