El Sanfrecce Hiroshima remató una excelente temporada con un triunfo convincente que le dio su primera corona de la J-League y le convirtió en el tercer equipo fundador de la liga nipona que accede a la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

El conjunto de Hiroshima encaraba la penúltima jornada con un solo punto de ventaja sobre el Vegalta Sendai, pero su 4-1 al Cerezo Osaka ante los 32.724 espectadores que acudieron al Hiroshima Big Arch, unido a la derrota en casa de los de Sendai frente al Albirex Niigata (0-1), le aseguraron matemáticamente el título a falta de una jornada. FIFA.com repasa la apasionante campaña vivida en la J-League 2012.

El campeón 
En 1994, cuando la J-League se dividía en dos fases, el Sanfrecce Hiroshima llegó a acariciar el trofeo tras imponerse en la primera fase, pero acabó siendo derrotado en la final a doble partido. Por consiguiente, con su triunfo de esta temporada, el equipo ha puesto fin a su larga sequía de trofeos en la primera división nipona. En los últimos años, el cuadro de Hiroshima había corrido una suerte dispar, con descensos incluidos a la segunda división (J2) en 2002 y 2007; pero desde que regresó de inmediato a la J1 en 2008, ha ganado en regularidad y nunca ha quedado por debajo del séptimo puesto en la tabla. En la línea de vanguardia, el internacional japonés Hisato Sato ha comandado esta campaña un ataque muy fiable, mientras que el guardameta Shusaku Nishikawa, también internacional, ha sido la roca en la que se ha cimentado la estructura defensiva.

Durante toda la temporada, Sanfrecce y Vegalta se han visto inmersos en un apasionante mano a mano por el liderato. El club de Hiroshima parecía haber cobrado una ventaja decisiva tras obtener un empate y un crucial triunfo por 2-1 en sus enfrentamientos particulares, pero flaqueó en el tramo final del ejercicio. A su derrota por 1-2 ante el Kashiwa Reysol en la 29ª jornada le siguió un insípido 1-1 ante el Gamba Osaka. Así, tras caer por 2-0 en la 32ª jornada contra el tercer clasificado, el Urawa Red Diamonds, el Sanfrecce Hiroshima solamente sacaba un punto al Vegalta Sendai a falta de dos encuentros.

Sin embargo, el Sanfrecce no perdió la fe, y su hambre de goles quedó patente ante el Cerezo, con una deslumbrante actuación que le sirvió para amarrar el título. El centrocampista Yojiro Takahagi abrió el marcador en el minuto 17; y tres minutos después dobló la renta otro mediocampista salido de la aclamada cantera del club, Toshihiro Aoyama. Poco antes del descanso, Sato transformó con sangre fría una pena máxima para ampliar la ventaja a 3-0. La consigna para el segundo tiempo del entrenador local, Hajime Moriyasu, fue seguir atacando, y el Sanfrecce sentenció el encuentro con un cuarto tanto a los cinco minutos de la reanudación. El Cerezo Osaka acortó distancias en el minuto 61, pero la victoria ya no corría peligro. Gracias a la derrota del Vegalta ante el Albirex, el equipo de Hiroshima ampliaba su liderato a cuatro puntos con un partido por disputarse, y la lucha por el título quedaba zanjada.

Con ese resultado, asimismo, el Sanfrecce Hiroshima se unió al Urawa (2007) y al Gamba (2008) como los únicos equipos de los diez fundadores de la J-League que han logrado clasificarse para la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Las sorpresas 
Muchos apuntaban al Gamba Osaka como un serio candidato al título. Sin embargo, el campeón asiático de 2008 protagonizó un mal arranque de temporada a las órdenes de su nuevo entrenador, el brasileño José Carlos Serrao, perdiendo cinco partidos consecutivos en la J-League y en la Liga de Campeones asiática. Su defensa ha sido un continuo coladero incluso después de la llegada del internacional japonés Yasuyuki Konno y, con frecuencia, el veterano centrocampista Yasuhito Endo ha sido la única fuente de inspiración de un equipo en crisis. A falta de una jornada, el Gamba está enfangado en la zona de descenso.

Tres excampeones como el Urawa, el Nagoya Grampus y el Kashiwa también han defraudado las expectativas. En cambio, el Vegalta ha ofrecido una temporada memorable. El equipo de Sendai (la capital de la Prefectura de Miyagi, que fue seriamente dañada por la catástrofe del terremoto y el tsunami de marzo de 2011) acabó el año pasado en un digno cuarto puesto, y este curso lo cerrará como subcampeón. Entrenado por Makoto Teguramori, el Vegalta se mantuvo en la pugna por el trofeo hasta la penúltima jornada.

Jugador a seguir
El delantero zurdo Hisato Sato ha sido una pieza esencial del Sanfrecce Hiroshima desde que llegó al club en 2005, procedente del Vegalta Sendai. Sato, formado en la academia del JEF United Ichihara, es famoso por su olfato de gol, y es un seguidor acérrimo del ex delantero italiano Filippo Inzaghi. El ariete internacional marcó un gol de pena máxima en el 4-1 del Sanfrecce al Cerezo Osaka que sentenció el título de la J-League 2012.

Números que hablan 
4
: El club de Hiroshima, famoso por su puntería en ataque, ha metido cuatro o más goles en seis encuentros de la presente campaña, incluido el que decidió el título frente al Cerezo.

La frase
“Cuando me di cuenta de que el título era nuestro, se me quedó la mente en blanco. Pero sencillamente, estoy contentísimo. Hemos atravesado por algunas fases complicadas, pero hoy hemos obtenido nuestra recompensa. Soy muy feliz por haber nacido y haberme criado en Hiroshima, y por haber podido jugar al fútbol con el Sanfrecce”. Koji Morisaki, centrocampista del Sanfrecce Hiroshima.