El Ulsan Hyundai no tuvo compasión de su visitante, el Al Ahli, este sábado en la final de la Liga de Campeones de la AFC. El conjunto local completó su racha de imbatibilidad en toda la campaña con la victoria por 3-0 que le otorgó su primer título continental. Por lo tanto, el Ulsan Hyundai representará a Asia en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA que se celebrará en Japón en diciembre.

El triunfo amplió el dominio de la República de Corea en los escenarios asiáticos, pues el Ulsan se convierte en el cuarto club de la K-League que inscribe su nombre en el codiciado trofeo, después de que hicieran lo propio el Jeonbuk Motors, ganador del título continental en 2006; el Pohang Steelers y el Seongnam Ilhwa Chunma, triunfadores en 2009 y 2010 respectivamente.

Los locales salen a por todas
El equipo del entrenador Kim Hogon llegó al partido espoleado por una racha de ocho victorias consecutivas, y con la intención de revolucionar el encuentro desde el saque inicial. En el minuto 2, el delantero Lee Keunho consiguió un tiro libre para su equipo, y Kwak Taehwi irrumpió con ímpetu en el área, aunque no llegó a aprovechar un pase por alto.

El defensa volvió a lamentar la mala suerte diez minutos después, cuando su remate de cabeza salió por encima del larguero. Sin embargo, el capitán de la República de Corea y del Ulsan enmendó la plana tres minutos más tarde al saltar por encima de toda la línea defensiva rival para meter de cabeza el primer gol del encuentro y poner en pie a los 40.000 espectadores congregados en el estadio Ulsan Munsu.

El gol en contra despertó a los hombres del entrenador Karel Jarolim, que recurrieron al contraataque para buscar el empate. No obstante, confiaron demasiado en la calidad individual de su delantero Victor Simoes, quien, cuando se cumplía la media hora de juego, disparó el primer tiro a puerta de los suyos en un lanzamiento de falta que obligó a Kim Youngkwang a lucirse entre los palos.

Los locales siguieron presionando al conjunto saudí. Su mediocampista colombiano, Julián Estiven Vélez, puso a prueba al guardameta visitante con dos balones largos, y el altísimo delantero Kim Shinwook remató un cabezazo que salió desviado por muy poco.

Con Simoes sometido a un marcaje férreo, el centrocampista Moataz Al Musa proporcionó la chipa ofensiva al Al Ahli, mientras el cronómetro avanzaba inexorable hacia el final de la primera parte.

Después de un disparo que se perdió por alto, el internacional saudí quebró la defensa local con un recorte hacia el centro del área, aunque el guardameta del Ulsan, Kim Youngkwang, consiguió repeler el peligro. De nuevo tras un contragolpe, un disparo suyo voló por encima del larguero. En el descanso, la ventaja de 1-0 del Ulsan seguía brillando en el marcador.

El Ulsan conquista su primer título continental
Los dos rivales empezaron la segunda parte exactamente como habían terminado la primera, con la presión continua del Ulsan y las continuas tentativas del Al Ahli para meterse en el partido.

El incansable Keunho lanzó un cañonazo que se marchó a las nubes y, en el otro extremo, Amad Al Hosni se abrió paso hasta el interior del área, pero Vélez consiguió cortar la amenaza y ceder el balón a su portero.

Las esperanzas de los visitantes, sin embargo, se desmoronaron en el minuto 68, cuando Rafinha amplió la ventaja con su séptimo gol en esta campaña. A continuación, a falta de 14 minutos para el final del encuentro, Kim Seungyong sentenció la contienda con el remate de un centro de Keunho, que subió al marcador como el 3-0 definitivo.