El Auckland City FC se dispone a disputar su cuarta Copa Mundial de Clubes de la FIFA y el capitán Ivan Vicelich advierte que el principal reto de su equipo sigue siendo superar a los campeones de la J.League el 6 de diciembre en la repesca para cuartos de final.

Internacional con Nueva Zelanda en 85 ocasiones, el veterano Vicelich se ha marcado el objetivo de guiar al Auckland hasta la siguiente ronda de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. En cualquier caso, el ex del Roda JC reconoce que la empresa en Japón no resultará en absoluto sencilla para los campeones de Oceanía. “Nuestro objetivo es pasar a la siguiente ronda, aunque, como pudimos comprobar el año pasado, no va a ser nada fácil”, declaró Vicelich a FIFA.com. “Se trata de un reto muy complicado para un club aficionado como nosotros, pero el objetivo de cualquier equipo en este certamen es pasar a la siguiente ronda y el Auckland no es una excepción”, afirmó tajante.

Aunque es el único club amateur de la competición, el Auckland City ya ha demostrado su competitividad en años anteriores, especialmente en 2009, cuando terminó quinto. La pregunta entonces es la siguiente: ¿Cómo se las arregla Vicelich para ofrecer un nivel alto jugando en una liga en la que prácticamente no hay equipos profesionales? “Tengo la gran suerte de estar en un club que entrena casi como si fuese profesional”, responde el neozelandés. “Cuando compites de forma profesional aprendes a prepararte física y mentalmente para responder al más alto nivel, ya sea con tu club o con tu selección. Afortunadamente, el grado de exigencia en el Auckland City es elevado tanto dentro como fuera del campo, y eso me ha permitido seguir entando en los planes de mi seleccionador”, explica.

Aprender del pasado
La experiencia de Vicelich incluye un rol protagonista con Nueva Zelanda en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™, además de aquella memorable Copa Mundial de Clubes de la FIFA Abu Dhabi 2009.

El espigado zaguero opina que la experiencia acumulada el año pasado en el partido contra el Kashiwa Reysol, que se saldó con victoria japonesa por 2-0, servirá de gran ayuda para que el Auckland haga un buen papel. “Estamos trabajando con el sistema adecuado y nuestra intención es jugar de una forma que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos en el Mundial de Clubes”, explica Vicelich. “Pasar de jugar en nuestra liga a disputar esta competición internacional supone un salto cualitativo importante. En cualquier caso, lo haremos lo mejor que podamos y la experiencia contra el Kashiwa Reysol nos resultará muy útil de cara al resto de la temporada”, añade.

En el partido del año pasado, el Kashiwa Reysol obtuvo una ventaja de 2-0 en la primera mitad, pero el Auckland City reaccionó en la segunda y estuvo a punto de marcar por medio de David Mulligan primero y de Vicelich después. “Creo que la temporada pasada jugamos bien contra el Kashiwa Reysol, especialmente en la segunda parte. El equipo llega en buen momento y esperamos mostrar nuestra mejor versión en la repesca para cuartos de final. Resulta difícil saber cómo responderemos, pero vamos a prepararnos a conciencia para asegurarnos de que volvemos a hacer un papel digno”, promete.

A pesar de haber cumplido ya los 36 años, el internacional neozelandés, que es padre de dos hijos y acaba de iniciar una nueva aventura empresarial con su esposa Marisa, no da señales de levantar el pie del acelerador. Además, Vicelich tiene razones de sobra para seguir, puesto que en el horizonte ya se distingue la posibilidad de disputar otra Copa Mundial de la FIFA con Nueva Zelanda en Brasil 2014. “Lo cierto es que la edad no supone un problema por ahora, aunque está claro que ser padre te cambia, porque te planteas las cosas de forma completamente diferente”, asegura el veterano capitán. “De todos modos, vVoy partido a partido y mi única preocupación en este momento es mantener la ilusión por jugar”, concluye.