De algunos años a esta parte, la ecuación se ha mantenido inalterable: donde haya una final importante, habrá futbolistas españoles. Una prueba más de esta variable se ha comprobado en la instancia decisiva de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2012, a la que el Chelsea inglés se ha clasificado gracias a la impecable tarea de su legión ibérica conformada por Rafael Benítez, César Azpilicueta, Juan Mata y Fernando Torres.

El entrenador, que lleva menos de un mes en el cargo, ya ha comenzado a dejar su sello en un equipo que cuenta con uno de sus compatriotas en cada una de las líneas de juego. “La llegada de Rafa ha aportado la intensidad que nos faltó en muchas fases de la temporada”, explica Torres, quien ya ha convivido con su entrenador en el Liverpool. “Tenemos muchos jugadores talentosos que también necesitan disciplina táctica, y con Benítez se está trabajando en eso. A movernos como equipo, defender y atacar como tal”, agrega.

Torres, que marcó el segundo tanto en el 3-1 final ante Monterrey, se muestra relajado y orgulloso por el momento de los Bleus… y del fútbol español: “Hemos tenido la suerte de nacer en una época en la que hay una gran generación de jugadores españoles. Ganamos dos Eurocopas, el Mundial de Sudáfrica, la Liga de Campeones. Es un placer estar disfrutando todo esto tanto en el Chelsea como en la selección, ¡ojalá esta final no sea la última!”.

Junto a él, un poco más tímido, sonríe Juan Mata. El volante, que marcó el primer gol del Chelsea en la historia del certamen, suscribe a las palabras de su compatriota y reconoce el vínculo especial que los une tanto dentro como fuera del campo, donde las cenas “con jamoncillos y cosillas por el estilo” están a la orden del día.

El ritual, cuentan los protagonistas, se inició en la época de la selección y se ha prolongado hasta el bunker del Chelsea en la mismísima Londres. ¿De qué consta? Una reunión previa a cada partido en la que se bebe chocolate y se comen bollos después de la cena, como para sentirse un poco más cerca de casa. “Es la gente con la que más confianza tengo, es lógico que pasemos más tiempo juntos”, explica Mata, quien sueña con “repetir todo lo bueno logrado en la selección aquí en Japón. Ser campeón mundial de clubes resultaría un logro único, y me encantaría lucir también ese escudo en esta camiseta”.

Objetivo Corinthians
Nacionalidades al margen, ambos goleadores tienen en claro que el máximo objetivo es dejar la bandera del Chelsea en lo más alto del escalafón de clubes (“estamos aquí para representar a un club inglés”, aclara Mata). Y para lograrlo, deberán superar al Corinthians brasileño que estuvo presente observando el encuentro en el Estadio Internacional del Yokohama. “Los vimos en las gradas, claro que sí”, advierte sonriente el ex jugador del Valecia. “Se trata de uno de los mejores equipos de Sudamérica, con jugadores como (Paolo) Guerrero que pueden marcar en cualquier momento. No sé qué imagen se habrán llevado de nosotros, si buena o mala, pero lo importante será ganarles el domingo”, asevera.

Para Torres, la ‘visita’ de su próximo rival no cambiará nada de cara a la gran final. “No creo que sea la primera vez que nos ven, de seguro que ya nos conocen de los últimos partidos. Saben lo que es el Chelsea desde que ha llegado Rafa: un equipo armado, que cuando ataca es peligroso y que ahora ha mejorado defensivamente”.

En cuanto a la calidad del Timão, el Niño confiesa lo que es un secreto a voces en el plantel británico: “Nos sorprendió a todos el buen concepto táctico que tiene. Después de marcar el gol contra Al Ahly se armó muy bien y no pasó apuros”. ¿Eso implica que los sudamericanos podrían sorprender el próximo domingo? “No creo, tenemos cuatro brasileños en el equipo que ya nos han hablado de ellos. Seguramente vamos a ver un partido muy parejo, con 50 por ciento de posibilidades por equipo”, pronostica quien, una vez más, representará a España en una final decisiva. A esta altura, una sana costumbre.