Richard Nieuwenhuizen, un juez de línea que arbitraba un partido de juveniles en Países Bajos, recibió una paliza por parte de varios jugadores adolescentes al término del encuentro y falleció como consecuencia de las lesiones sufridas. En señal de duelo por esta tragedia y en solidaridad con los familiares y amigos de la víctima y con la comunidad futbolística de Países Bajos, la FIFA ha decidido que se guarde un minuto de silencio antes del partido inaugural de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2012, que enfrentará a Sanfrecce Hiroshima y Auckland City FC el 6 de diciembre, a las 19:45 en Yokohama.