En 2008, el Corinthians tuvo que hacer frente a una de las situaciones más difíciles de su historia: competir en la segunda división de la liga brasileña. Pero reaccionó de manera impresionante, y ahora, cuatro años más tarde, acaba de proclamarse campeón de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2012. Su resurgimiento ha devuelto a Brasil y a Sudamérica el trofeo al mejor club del mundo, después de cinco años consecutivos de triunfos europeos.

Los conjuntos brasileños se habían adjudicado las tres primeras ediciones del certamen, y el propio Timão ganó la inaugural. A partir de 2007, sin embargo, los pesos pesados europeos impusieron su dominio: Milan, Manchester United, Internazionale de Milán y Barcelona, por dos veces. Ahora el Corinthians ha alcanzado al club español, y es el segundo bicampeón del mundo.

Con un equipo muy bien organizado en el plano táctico, jugadores experimentados, físicamente fuertes y entregados, el Timão ha llevado su proyecto al apogeo. Pero sería difícil imaginar que esta generación de futbolistas fuese a acumular tantos títulos sin la increíble entrega de sus hinchas. Japón presenció un nuevo episodio de las célebres “invasiones corintianas”, al recibir a miles de fieles seguidores. Todo un espectáculo, no cabe duda, de una afición que se llama a sí misma “banda de locos”.

“No tenemos más que agradecimientos para esta hinchada. Todo el año ha sido así en Brasil, en todos nuestros partidos. Es fantástico. Vienen siempre, y nunca se oyen abucheos, ni críticas, ni nada. Siempre es para apoyar al equipo”, explica a FIFA.com el guardameta Cássio, Balón de Oro adidas del torneo. David Luiz, del Chelsea FC, recibió el de plata, y Paolo Guerrero, principal realizador de los campeones, el de bronce.

El Chelsea, por el contrario, había venido a Japón con el objetivo de recuperarse de su eliminación precoz en la Liga de Campeones de la UEFA, pero acabó siendo superado por un adversario extremamente consistente. De todos modos, su sensacional actuación contra el Club de Fútbol Monterrey en semifinales y el innegable talento repartido por todas sus líneas demuestran que el equipo está indudablemente en condiciones de recobrarse y hacer una buena segunda mitad de temporada en Europa. 

Otras lecciones
La exhibición de César Delgado contra el Ulsan Hyundai hizo las delicias del público de Toyota, y también sirvió para ampliar una curiosa secuencia del fútbol de su país: en las últimas cinco ediciones de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, un jugador argentino ha marcado dos goles en un mismo partido. Antes de él, habían firmado sendos dobletes Christian Giménez (Pachuca, 2008), Leandro Benítez (Estudiantes de La Plata, 2009), Darío Cvitanich (Pachuca, 2010) y Lionel Messi (Barcelona, 2011). El curtido jugador fue fundamental para conducir al Monterrey al tercer puesto, con dos victorias en tres encuentros. 

El Al Ahly, cuarto clasificado, llegó a los nueve partidos disputados en esta competición, un récord, y los veteranos Mohamed Aboutrika, Hossam Ashour y Wael Gomaa estuvieron en todos ellos. El cuadro egipcio participó en el torneo por cuarta vez desde 2005. 

El Sanfrecce Hiroshima, campeón de la liga japonesa con una campaña sorprendente e impulsado por los cánticos de sus hinchas, vio cómo la política de inversión en la cantera le daba aún más dividendos, en forma de dos victorias en un escenario internacional. Venció 1-0 al Auckland City FC en la ronda previa, y después de ser derrotado por el Al Ahly en un choque reñidísimo se impuso al Ulsan Hyundai en un duelo de rivalidad asiática por la quinta plaza. Además, confirmó el excelente momento que atraviesa su capitán, Hisato Sato, autor de tres dianas y máximo artillero del torneo, y Toshihiro Aoyama anotó el tanto número 200 de la prueba.

El equipo surcoreano, por su parte, no consiguió desplegar en Toyota el fútbol con el que había conquistado un inédito título de campeón de Asia, y perdió sus dos compromisos. En cuanto al Auckland City, se despidió con dos récords: es uno de los dos equipos que han actuado en cuatro ediciones del torneo, lo que le ha proporcionado una experiencia valiosísima, y su delantero Daniel Koprivcic compitió en él por quinta vez.