El argentino Boca Juniors logró una interesante ventaja al derrotar a la Universidad de Chile por 2-0 (1-0), en el duelo de ida por las semifinales de la Copa Libertadores de América 2012, jugado en el estadio La Bombonera en Buenos Aires.

Boca se impuso con goles del uruguayo Santiago Silva (15 minutos) y Juan Sánchez Miño (54), en un encuentro que contó con más de 50.000 espectadores y que, durante un largo rato, se disputó en medio de una densa neblina que dificultaba la visión del espectáculo.

Con este resultado, en terreno chileno a Boca le alcanzará con perder por 1-0, o por un gol de distancia si logra marcar en la revancha, para poder avanzar a la final de la Copa.

El vencedor de esta llave se encontrará en la final con el ganador del cruce entre los brasileños Corinthians y Santos, con ventaja de 1-0 para el Timao.

Lo que se presumía como un duelo parejo, tuvo su confirmación en el comienzo, con un desarrollo equilibrado del juego, a partir de la postura decidida de la 'U', que optó por no esperar y salir a ofrecerle batalla en el mediocampo a Boca.

A partir de esa premisa, a Boca le costó tener la supremacía del balón, aunque de todos modos se las arregló para ser más profundo que su adversario, porque, más allá de que el estelar Juan Román Riquelme estuvo siempre 'encajonado' entre tres o cuatro rivales, Pablo Mouche surgió como vía alternativa para desbordar y generar riesgo.

Los locales, por todo
Boca avisó bien temprano, con un zurdazo alto de Silva, y sobre los diez minutos, fue Erviti el que levantó su disparo sobre el larguero, hasta que, a los 15, Mouche recuperó una pelota que había perdido, se escapó por la derecha y envió el centro que Silva tomó para ganarle al débil cierre de González y vulnerar a Herrera con un remate bajo.

De todos modos, luego de conseguir la ventaja, a Boca le costó llegar, al mismo tiempo que la 'U' mejoró y de a poco empezó a aproximarse, sobre todo cuando conseguía manejar la pelota en velocidad.

Pero Boca se defendió, y soportó esos minutos de asedio de la 'U', que tuvo su mejor oportunidad en un tiro libre que el arquero Orión descolgó del ángulo ante un gran remate de Marcelo Díaz.

En la segunda parte, recuperó la iniciativa y desde el comienzo buscó liquidar el partido, y en ese tramo estuvo muy cerca de aumentar, primero con un derechazo forzado de Silva que Herrera desvió con lo justo, y enseguida, Mouche levantó su remate desde excelente posición.

Finalmente, el segundo gol se decantó y maduró al cabo de una gran jugada colectiva, luego de que Herrera dio rebote ante un remate de Erviti, para que Sánchez Miño empujara el balón a la red sin oposición.

A partir de ese momento, el local le cedió paulatinamente el control a la 'U', y en los últimos minutos el conjunto chileno se apoderó de la pelota, pero careció de claridad y no generó situaciones propicias para inquietar a Orión.

Con solvencia y oficio, Boca se llevó merecidamente el primer episodio de una semifinal difícil, e intentará resolver el pase a la final en un desquite en el que la Universidad de Chile estará obligada a mejorar notoriamente para intentar revertir la historia.