En la salida de los vestuarios del Grand Stade de Marrakech hay movimiento. Los jugadores del Real Madrid están empezando a salir tras la victoria ante Cruz Azul y ya hay algunos hablando para la TV. En eso, un asistente pregunta lo insólito tratándose del Madrid: “¿Quién es aquel?” Aquel es Dani Carvajal, sin dudas uno de los mejores futbolistas de la noche y, en realidad, de la temporada.   

Es lo que tiene ser el más novel del once titular madridista y jugar al lado de los Cristiano, los Benzema, los Bale. Estás a punto de jugar la final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2014, levantaste la Décima teniendo un papel importante, llevas año y medio destripando defensas rivales a puro percutir por la banda derecha, pero la mirada del público medio tiende a irse con otros. Edgardo Bauza y todo San Lorenzo no podrán hacer lo mismo el sábado.

“Es el mejor lateral derecho que ha dado la cantera desde Chendo”, dijo al diario El País Ricardo Gallego, exdirector de las inferiores del Real Madrid. Compañero del propio Chendo y de Emilio Butragueño en la inolvidable Quinta del Buitre, Gallego no está sorprendido: "No había más que ver cómo entrenaba para darse cuenta de qué clase de jugador era”.

Ante Cruz Azul dio una exhibición: a él le cometieron la falta que derivó en el primer gol, el de Sergio Ramos, y el caño que coronó una subida a todo vapor antes del tanto de Benzema quedará como guardado como una de las mejores jugadas del certamen. Fue su tercera asistencia de la temporada, en la que es titular en la Liga y descansa en Champions. Dio otras tres en el curso pasado y ocho en su año en el Bayer Leverkusen, a donde fue vendido en 2012 porque José Mourinho prefería a Álvaro Arbeloa. En Alemania, la revista Kicker lo eligió como el cuarto mejor lateral derecho de la Bundesliga. Este año, la UEFA lo candidateó para el equipo ideal de 2014.

En busca de la excelencia
Admirador de Míchel Salgado, estudioso de la sabiduría de Philipp Lahm, Carvajal tiene entre ceja y ceja el área rival, pero está convencido de que los mejores en su puesto saben elegir el momento exacto en el que subir. Si no lo pide la jugada, a marcar, algo que disfruta. “Mi padre me decía que por qué no quería ser delantero o interior para marcar goles, pero me gusta ese enfrentamiento uno a uno con los delanteros”, dijo alguna vez.

Sus características de atacante calzan como un guante para lo que necesita Carlo Ancelotti. "Como jugamos nosotros, con tres medios, necesitamos más trabajo arriba de los laterales para combinar con los medios y los delanteros", reflexionó Carletto.

Marcelo, el socio que tiene Carvajal en la banda contraria, confirma con FIFA.com la importancia de los laterales en el juego de esta máquina de ganar en la que se ha convertido el Real Madrid: “La primera misión de un lateral es defender, pero Ancelotti nos pide mucho que pasemos al ataque y Carvajal es un gran lateral derecho, muy fuerte y con un potencial muy grande para meterse en el área contraria”.

El brasileño, tan indispensable como Dani para la presión en la mitad de la cancha y el balance de un mediocampo con pocos efectivos por la voracidad de Cristiano, Benzema y Bale, está encantado con el español, de apenas 22 años: "Ha progresado muchísimo y todavía tiene margen para mejorar más y más. Es un chico joven, tranquilo, humilde, con una buena mentalidad. Está siempre preguntándonos cosas".

Un competidor feroz
Lo de tranquilo habría que confirmarlo con Isco, que hace pocos días publicó en su cuenta de Twitter una foto del estado en el que quedó un mando de PlayStation después de que Carvajal perdiera un partido: destrozado. Más que de su tranquilidad, la imagen habla de su fiero caracter competitivo. "Me ha sorprendido por su intensidad en el trabajo y en el juego", admitía Ancelotti a poco de tenerlo. En el Leverkusen todavía se lo extraña. "Siempre supimos que el Real Madrid iba a reconocer tarde o temprano su valor deportivo", dice Rudi Voeller, director deportivo del club alemán.

Según la respuesta que le dio a los seguidores en la cuenta oficial de Twitter del Real Madrid, Carvajal llegó a Marruecos con "una motivación muy alta" por poder alzarse con el torneo. "Sería algo muy especial ganarlo, un gran cierre para la temporada". Una gran manera también de que nadie ose preguntar de nuevo: "¿Y ese quién es?"