La XII Copa Mundial de la Clubes de la FIFA concluyó el domingo en Yokohama con un encuentro entre el campeón de Europa, el FC Barcelona, el campeón de Sudamérica, el River Plate.

En un partido apasionante entre dos de los clubes más emblemáticos del fútbol mundial, el conjunto de España se impuso por 3-0 y se coronó campeón del mundo.

La edición de este año de la competición, disputada entre el 10 y el 20 de diciembre en Osaka y Yokohama, se considera ya un éxito rotundo.

“Estamos encantados de haber recibido de nuevo la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Japón después de tres años de ausencia”, ha declarado Daini Kuniya, Presidente de la Asociación Japonesa de Fútbol (JFA). “Este año despedimos otro maravilloso torneo, pero ya estamos esperando con ilusión su regreso a nuestro país el año que viene”.

“Todos los partidos han sido apasionantes y han exhibido las características futbolísticas de cada continente. Quienes asistieron a los encuentros disfrutaron de actuaciones espléndidas”, continuaba Kuniya. “Personalmente, me encantó que el Guangzhou Evergrande y el Sanfrecce Hiroshima llegaran a las semifinales y, de paso, demostraran al mundo que el fútbol asiático puede competir al más alto nivel. Dicho esto, deseo transmitir mi gratitud y mi respeto a todos los clubes participantes que contribuyeron a hacer de Japón 2015 una competición grandiosa".

Markus Kattner, Secretario General en funciones de la FIFA, se hizo eco de los comentarios del Presidente de la JFA y además rindió tributo al país anfitrión por su excelente organización. “La Copa Mundial de Clubes de la FIFA ha vuelto a demostrar que es una competición maravillosa, organizada por un país maravilloso. Desde nuestra primera reunión para Japón 2015 hasta la última, el apoyo que hemos recibido del COL ha sido absolutamente fenomenal”.

“Además, por primera vez este año, Alibaba E-Auto se ha unido a nosotros en calidad de Patrocinador Principal, con lo que ha proporcionado un tremendo impulso a la competición de clubes más prestigiosa del fútbol mundial”, añadió Kattner. “Quiero dar las gracias a todos los aficionados que adquirieron entradas para los partidos en Osaka y Yokohama y a los montones de seguidores que han viajado desde todos los rincones del mundo para estar aquí. Todos ellos han garantizado que una competición realmente internacional contara con un público realmente internacional”.

“En este sentido, me satisface enormemente que el público abarrotara el estadio para presenciar la reñida final entre el Barcelona, el campeón de Europa, y el River Plate, el campeón de Sudamérica. Estoy convencido de que todo el mundo coincide en que el Barcelona ganó con todo merecimiento. Enhorabuena al equipo y a todos los equipos participantes por regalarnos partidos inolvidables”, finalizó.