El Sanfrecce Hiroshima conquistó el tercer puesto de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA el 20 de diciembre con una victoria sobre el campeón de Asia, el Guangzhou Evergrand. Inmediatamente, sin embargo, el equipo ha empezado a pensar ya en la próxima temporada. Los máximos representantes de la nueva generación de canteranos del campeón de la J.League, el mediocampista Yusuke Chajima y el delantero Takuma Asano, han conversado con FIFA.com sobre las lecciones aprendidas en esta competición y los desafíos que esperan a su equipo.

Chajima, a sus 24 años de edad, lleva ya dos temporadas en las filas del equipo profesional del club, por el que fichó justo cuando terminó la carrera universitaria. Este mediocampista nacido en la ciudad de Hiroshima se ha formado en la cantera del Sanfrecce. “Como nos clasificamos en calidad de campeones del país anfitrión, el torneo nos ha ofrecido la gran oportunidad de demostrar al mundo la calidad que poseen los clubes japoneses”, asegura este especialista en lanzamientos de falta sobre la competición que reúne a los mejores clubes del mundo.

“Empecé a jugar al fútbol en Hiroshima cuando era niño, pero nunca pensé que llegaría a la J.League. Además, el Sanfrecce ha sufrido alguna que otra sequía de victorias, por lo que jamás hubiera imaginado que llegaría a convertirse en un club tan importante. Sin embargo, terminar tercero en el Mundial nos ha proporcionado mucha confianza. Creo que hemos demostrado que el Sanfrecce juega muy bien al fútbol”.

“Hemos ganado porque hemos luchado de principio a fin y siempre en equipo, como creo que hemos demostrado con creces en el partido por el tercer puesto. En esta competición hemos respirado un ambiente y hemos conocido un tipo de competitividad que no se suelen encontrar en la J.League”, manifiesta Chajima sobre su experiencia en un torneo que lo ha enfrentado a los campeones de cuatro continentes (Auckland City FC, TP Mazembe, River Plate y Guangzhou Evergrande).

“Personalmente no he brillado demasiado en la J.League este año”, reconoce el joven canterano. “La próxima temporada quiero contribuir mucho más a mi equipo. Me he fijado el objetivo de convertirme en un jugador decisivo para el Sanfrecce”.

Takuma Asano recibió el premio al Jugador Alibaba E-Auto del Partido tras la eliminatoria por la medalla de bronce. “Me hace muy feliz el rendimiento que he ofrecido en un escenario tan importante y, por supuesto, conquistar el tercer puesto y recibir este galardón. Conquistar tamaño reconocimiento en un torneo como éste me da muchísima confianza”, comenta.

Lo vivido y lo que vendrá
El artillero de 21 años de edad, profesional desde hace tres temporadas, nos explica qué ha significado para él la competición y cuáles son los próximos retos de su equipo.

“Creo que hemos jugado bien a lo largo del torneo, y eso nos ha dado mucha seguridad en nosotros mismos. Incluso en el partido contra el River Plate fuimos fieles a nuestro estilo y trabajamos como un bloque unido y lleno de confianza. Sin embargo, nada de eso bastó para hacernos con la victoria, lo que quiere decir que todavía nos falta algo. Ahora quiero reflexionar para entender qué tenía el rival que a nosotros nos ha faltado. Estoy decidido a fijarme objetivos mucho más elevados”.

Asano jugó los 90 minutos de los encuentros contra el Auckland City FC y el Guangzhou Evergrande, por lo tanto habrá podido formarse una buena opinión sobre las cualidades y las mejores bazas que exhibían los campeones continentales a los que se ha enfrentado el equipo japonés.

“El estilo de juego y las cualidades de nuestros rivales eran muy diferentes. En cada partido que hemos disputado, el estilo de nuestros rivales cambiaba y el contrario era cada vez mejor con el balón en los pies. He notado a menudo que sus cualidades individuales diferían completamente de las nuestras. Pese a todo, hemos hecho bien algunas cosas, y otras no tanto. Quiero aprender de esta experiencia y apuntar cada vez más alto”.

El gol de la victoria en el partido por el tercer puesto salió de las botas de Douglas, quien se hizo con un rebote después de que el remate de cabeza de Asano, tras un centro de Kashiwa, se estrellara en el travesaño. “El gol lo crearon dos de nuestros jugadores, que llegaron al balón antes que los rivales. Ése es el poderío del Sanfrecce”, afirma Asano, para a continuación lanzar una advertencia sobre el Guangzhou Evergrande, al que se enfrentará el conjunto de Hiroshima en la Liga de Campeones asiática el año que viene.

“Acabamos de medirnos con el campeón de Asia en el choque por el tercer puesto. Sin embargo, creo que si volvemos a vernos las caras en la Liga de Campeones asiática, el ambiente, la actitud de los jugadores, todo será diferente, y nos costará muchísimo más”.

El equipo de Hiroshima se ha ganado esta temporada el derecho a participar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA como campeón de liga del país anfitrión, un título que ha conquistado gracias a una sucesión de victorias muy trabajadas. No obstante, una competición de alto nivel como la Liga de Campeones, en la que está en juego la corona de Asia, planteará un desafío que el Sanfrecce podrá superar sólo si es capaz de imponerse en contiendas tan disputadas como el reciente choque contra el Guangzhou Evergrande.

“Podemos escalar hasta la cumbre del fútbol asiático si, partido tras partido, conseguimos ofrecer el rendimiento que hemos exhibido contra el Guangzhou y seguir subiendo el listón de nuestro juego”, asegura Asano.

Si las esperanzas del joven delantero se hacen realidad, el Sanfrecce Hiroshima regresará al gran escenario mundial en 2016, pero esta vez en calidad de campeón de Asia.