El Mamelodi Sundowns representará a África en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en diciembre en Japón tras conquistar la 52ª edición de la Liga de Campeones de la CAF. Los “Brasileños”, o Masandawana, como llaman al Sundowns sus aficionados, hicieron lo más difícil en la ida de la final, imponiéndose al pentacampeón Zamalek por un contundente 3-0. Y aunque los Caballeros Blancos lograron reaccionar en el estadio Borg El Arab de Alejandría y vencer por 1-0 con un gol en el segundo periodo de Stanley Ohawuchi, fue una reacción tardía e insuficiente.

El campeón
El Sundowns se llevó un susto en la ronda preliminar, al perder por 1-0 ante el Chicken Inn zimbabués, pero en casa le dio la vuelta a la tortilla y venció 2-0. Así accedió a la primera ronda, donde superó al AC Leopards. En la segunda ronda, fue eliminado de la competición por el Vita Club. Aun así, fue recalificado, tras dictaminarse que el conjunto de la RD del Congo había alineado indebidamente a un jugador en una ronda anterior.

Tras recibir una nueva vida y un puesto en la fase de grupos, el Sundowns obtuvo dos sensacionales victorias en el norte de África, donde el botín para los equipos visitantes suele ser escaso. Después de sus triunfos sobre el ES Setif (que fue descalificado después del encuentro) y el Zamalek, el cuadro sudafricano acabó pasando a semifinales a falta de una jornada. En semifinales se enfrentó a un vecino del sur de África, el Zesco United, y logró remontar en casa el 2-1 adverso de la ida.

El ex seleccionador de los Bafana Bafana Pitso Mosimane ha conseguido construir un equipo sin ningún goleador nato, provocando una situación en la que 11 jugadores se repartieron sus 19 tantos (y 2 de ellos fueron autogoles). Sorprendentemente, ningún jugador del Sundowns consiguió meter más de dos.

Es tan sólo la segunda vez que un conjunto sudafricano gana la máxima competición africana de clubes. El anterior título del país llegó en 1995, cuando el Orlando Pirates venció por 0-1 al ASEC Mimosas en Abiyán tras no poder pasar de un 2-2 en casa.

Las claves 
Mfon Udoh, del Enyimba, fue el máximo artillero de la competición con 9 goles; pero 7 de ellos los marcó antes de la fase de grupos, incluido un sensacional triplete en el triunfo por 3-0 sobre el campeón de 2007, el Etoile du Sahel. Cuando sus goles se agotaron, también se apagó la progresión del Enyimba. Así, cuando Udoh volvió a ver puerta por fin en la liguilla, el Elefante del Pueblo ya estaba matemáticamente eliminado. Tras el ariete nigeriano, Reda Hajhouj (Wydad de Casablanca) e Idriss Mbombo (Zesco United) firmaron 6 y 5 dianas, respectivamente.

El defensor del título, el TP Mazembe, no logró acceder a la fase de grupos tras perder por 2-0 en Marruecos frente al Wydad de Casablanca. Sorprendentemente, los Cuervos no pasaron de un flojo 1-1 en casa en la vuelta, lo que puso fin a su sueño de conquistar un sexto título. El equipo más laureado del certamen, Al Ahly, sí logró acceder a la liguilla, tras no haberlo conseguido los dos años anteriores. Sin embargo, el grande cairota empezó tropezando fatalmente, al sumar un solo punto en sus tres primeros partidos (dos de ellos en casa).

El fútbol sudanés vio decepcionado cómo Al Merreikh y Al Hilal no lograban meterse entre los ocho mejores, tras haber alcanzado ambos las semifinales en 2015. Los dos se vieron perjudicados por el mayor valor de los goles a domicilio en caso de empate: Al Hilal cayó ante el Al Ahli libio, y Al Merreikh sucumbió ante el ES Setif.

Números que hablan
7: 
La cantidad de partidos en casa que ganó el Sundowns en la competición. Esa trayectoria inmaculada incluyó 14 goles a favor y sólo 2 en contra, por lo que su defensa resultó prácticamente impenetrable ante su propio público.

¿Sabías que...?
El Sundowns es el único club hasta la fecha que ha ganado la Liga de Campeones tras haber quedado eliminado de la competición ese mismo año. El cuadro sudafricano cayó en la última ronda eliminatoria contra el Vita Club congoleño y tuvo que competir en la Copa de la Confederación, donde volvió a quedar apeado en la ronda preliminar –a manos del Medeama ghanés–. Sin embargo, fue reincorporado a la Liga de Campeones tras dictaminarse que el Vita Club había incurrido en alineación indebida en una ronda anterior.

Las frases
“El mejor equipo ha ganado la Liga de Campeones, pero nosotros fuimos mejores en la vuelta. Necesitábamos un gol temprano para remontar y ganar en confianza, pero no lo conseguimos”.
Moamen Soliman, entrenador del Zamalek, después de la final.

“No ha sido sencillo en absoluto. Hubo dificultades, pero ahora nos mediremos a los mejores equipos del mundo en el Mundial de Clubes”.
Khama Billiat, centrocampista del Sundowns y mejor jugador de la pasada liga sudafricana.