El Real Madrid sumó su tercer título del año 2016 al coronarse en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA disputada en Japón. Fue el segundo título para los merengues en este torneo, en el que se amplió la hegemonía de los europeos en el palmarés global (9 de los 13 campeones).

"El Kashima nos sorprendió. Corrían como motos. Tiene futbolistas que podrían jugar en España perfectamente, pero lo importante es que conseguimos ser campeones", reconocía Zinedine Zidane tras una reñida final.

El triplete de Cristiano Ronaldo, que impulsó al portugués en su distinción como Balón de Oro del torneo, redondeó un marcador de 4-2 en la final, que resulta algo engañoso. Porque el inesperado finalista, el Kashima Antlers, nos sólo le dio la vuelta a un partido que se le puso en contra al minuto 9, sino que tuvo contra las cuerdas al campeón del Europa en los últimos minutos de tiempo reglamentario. El campeón de la J-League sólo se inclinó en una prórroga, en la que la potencia del delantero luso fue demasiado para un arquero, Hitoshi Sogahata, que fue una de las piezas claves del equipo que dirige Masatada Ishii.

El Real Madrid tuvo que sudar para contener a un Gaku Shibasaki que ni se inmutó tras cada uno de sus goles a Keylor Navas. El portero, que había celebrado su 30 cumpleaños en una plácida semifinal contra Club América, en la que apenas intervino, tuvo que emplearse a fondo para contener el arrojo de los japoneses en la final.

Disciplinados, tácticamente impecables y poderosos físicamente, los japoneses probaron en el último encuentro que su trayectoria en el torneo no fue una casualidad. Su victoria en el último suspiro ante el Auckland City, que en su séptima participación en el torneo volvió a caer en el primer asalto, abrió la hipótesis de la suerte, pero su resistencia y superioridad ante Mamelodi Sundowns, y luego en semifinales, ante el campeón de la Copa Libertadores, el Atlético Nacional, les cambió drásticamente el status.

Esa derrota por 0-3 del equipo colombiano fue una de las grandes sorpresas del torneo. El encuentro disputado en Osaka, se les puso cuesta arriba a los colombianos con un penal señalado gracias a la asistencia arbitral por vídeo. Fue la primera acción señalada con la ayuda del vídeo, una tecnología que se utilizaba por primera vez en un torneo FIFA. El Verdolaga, por más que lo intentó, nunca encontró el resquicio en un rival poderoso en el cierre y el repliegue y con fondo físico para apuntillar a su rival en los últimos minutos.

La caída de los hombres de Reinaldo Rueda dio lugar a una final atípica. De las 13 ediciones, los equipos sudamericanos han faltado a tres citas, los europeos a una, la inaugural.

Final de consolación americana
El Club América de Ricardo Lavolpe tuvo que apretar los dientes para superar al campeón asiático en la segunda ronda y no repetir el fracaso de hace un año. Con una remontada sellada con dos goles de Silvio Romero, los mexicanos se citaron con el Real Madrid, en una semifinal que sirvió de gran fiesta para su Centenario. Se cerraron bien las Águilas para neutralizar la potencia de los de Zinedine Zidane, pero no encontraron el antídoto para frenar esa extraña habilidad blanca de anotar en los minutos del descuento. Y ahí cayeron las esperanzas azulcremas.

No lograron tampoco el consuelo de la medalla de bronce que les arrebató Atlético Nacional desde el punto de penal. La final de consolación fue un partido trepidante con opciones en ambos arcos, errores y desquites, que finalmente decidieron los fallos de puntería de los mexicanos desde los once metros.

Experiencias para tomar impulso
El entrenador del Sundowns lo decía en la despedida. “Conocía a mi equipo a nivel continental. Ahora conozco su potencia a nivel global y sé qué aspectos debemos trabajar para volver a pelear con opciones”, explicaba Pisto Mosimane tras caer en el partido por el quinto puesto ante el Jeonbuk Hyundai Motors coreano. Las carencias en físico y velocidad, como apuntaba el técnico, les lastraron en sus dos encuentros antes rivales asiáticos.

El quinto clasificado, el Jeonbuk, no logró aprovechar el impulso ganador después de llevarse la corona asiática tan sólo una semana antes, pero tras caer ante América el entrenador Choi Kanghae se marchaba satisfecho con un quinto lugar para cerrar su intensa temporada. "Este torneo nos ha dejado grandes enseñanzas y nos ayudará tanto a los jugadores como a mí a crecer de cara al futuro. Ojalá podamos volver a vernos el año que viene”, decía a modo de despedida.

Clasificación definitiva

1. Real Madrid
2. Kashima Antlers
3. Atlético Nacional
4. Club América
5. Jeonbuk Hyndai Motors
6. Mamelodi Sundowns
7. Auckland City

Estadios
Estadio Internacional de Yokohama
Estadio de la Ciudad de Suita de Osaka

Número de goles: 
28 (una media de 3,5 por partido)

Máximos goleadores:
Cristiano Ronaldo, 4 goles
Karim Benzema, 2 goles (1 asistencia)
Mu Kanazaki, 2 goles (1 asistencia)

Premios:
Balón de Oro adidas: Cristiano Ronaldo (Real Madrid)
Balón de Plata adidas: Luka Modri (Real Madrid)
Balón de Bronce adidas: Gaku Shibasaki (Kashima Antlers)

Premio Fair Play de la FIFA: Kashima Antlers