Aunque Club América presentó batalla, en dos zarpazos el Real Madrid le quitó el boleto para la soñada final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2016™. Con su bombilla de mate en la mano, Paolo Goltz todavía le da vueltas a cómo sucedió todo. “Te relajas un segundo con este tipo de rival y te lo hacen sentir”, es su conclusión.

El club blanco siguió el guión en el que más cómodo se ha sentido en los últimos tiempos. “Los goles llegaron en los momentos justos, cuando va a terminar el primer tiempo y en el final del partido. Sabíamos que no podíamos cometer errores y esos dos se dejaron sentir”, lamenta el defensa azulcrema.

El América tiene dos días para sacarse la sensación de amargura que confiesa Goltz a FIFA.com. Se terminó una racha invicta que duraba desde el 18 de septiembre, cuando asumió como entrenador Ricardo La Volpe. Ahora toca reiniciar esa cuenta, y el vestuario se alista para arrancar ya el primer éxito en el estadio de Yokohama el domingo 18 de diciembre, en el partido por el tercer puesto de este Mundial.

El rival será el campeón de la Libertadores, Atlético Nacional. Goltz conoce bien al equipo colombiano. “Yo, particularmente, sigo mucho el fútbol sudamericano. Con varios compañeros seguimos la Copa Libertadores y conocemos muy bien la trayectoria del Atlético Nacional. Sabemos bien quiénes son sus jugadores y creo que en su primer partido aquí se dio un resultado muy raro. Nacional creó muchísimas situaciones que no convirtió y el Kashima llegó e hizo los goles. Diría que fue un resultado medio raro, engañoso. Va a ser un rival muy difícil”, opina el argentino de 31 años.

El vestuario de las Águilas está decidido a cerrar el año de la mejor manera posible. Y ese reto no se detiene en el partido de Yokohama. Continuará en la final de la Liga mexicana que peleará con Tigres los próximos 22 y 25 de diciembre.

“Queremos este tercer puesto y luego la liga. Sería un broche de oro al año del centenario”, apunta el defensor. “Queda otro partido importante aquí, y cuando volvamos a México tenemos esos otros encuentros. Los vamos a preparar con toda la seriedad y con la cabeza bien enfocada para arrancar otra racha de victorias".

Goltz, que formaba parte del equipo azulcrema que cayó en la primera ronda en la pasada edición, reconoce que se ha sacado, en parte, la espinita. “De verdad que el año pasado tuvimos una experiencia muy mala. Esta vez logramos superar los obstáculos, porque cuesta adaptarse a este torneo, por el cambio horario, de balón, para nosotros el cambio de altura… No son excusas, pero son factores que afectan. Este año logramos manejarlos mejor y llegar al segundo partido. Pero ahora lo que buscamos es cerrar con la tercera posición”, concluye.