Eric Abidal ha participado en algunos de los momentos más simbólicos que nos ha ofrecido el fútbol mundial en los últimos años. Después de luchar para superar un cáncer, en 2011 conquistó la Liga de Campeones de la UEFA con el FC Barcelona. Asimismo, en 2006 perdió por los pelos el título de la Copa Mundial de la FIFA™ con Francia, tras caer en la final ante Italia en una dramática tanda de penales.

El zaguero cosechó la friolera de 21 trofeos durante su carrera, pero aquel triunfo en el Estadio de Wembley –con el que conquistó la Liga de Campeones por segunda vez– figura entre los más determinantes para él. “Los momentos clave en mi carrera fueron el primer contrato que firmé cuando era joven y el que firmé con el FC Barcelona, pero, por encima de todos, la victoria en la Liga de Campeones en 2011, tras una batalla muy complicada contra una enfermedad delicada. Recuerdo el espíritu de equipo que teníamos; el coraje y la determinación para ganar trofeos…”

Un momento inolvidable
La foto del galo, a quien Carles Puyol cedió el gafete de capitán, levantando la orejona al cielo permanece aún en la retina de muchos aficionados. “Puyol y Pep Guardiola me lo propusieron junto con los demás capitanes de aquella época: Messi, Iniesta, Xavi y Víctor Valdés. Fue un momento increíble ser el primero en alzar el trofeo”, rememora, antes de añadir: “no sólo fue una victoria del Barcelona, sino también de toda la gente que me ayudó; sobre todo mi mujer, mi familia y todos los aficionados del Barcelona; junto a toda la gente que ama el fútbol”.

Ya retirado, el exlateral izquierdo ha viajado hasta Qatar para ver de primera mano los avances y preparativos que continúan en el país de cara a la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022™, y ha concedido esta entrevista a la página web www.sc.qa. "Puede verse claramente que la gente en el mundo árabe ama el fútbol; están llenos de pasión futbolística”, afirma Abidal, quien cree que la celebración de la cita mundialista en el país árabe será algo muy positivo para todos los países de la zona.

“Creo que la región árabe merece de veras albergar esta competición por primera vez y, como musulmán, me complace ver que el Mundial vendrá aquí. Eso brindará a los aficionados de todas partes del mundo una oportunidad para conocer esta región, viajar a otros países vecinos y crear un mejor entendimiento entre culturas”, señala.

Como jugador que sabe lo que es disputar un torneo de estas características, Abidal apunta cuál puede ser la principal ventaja para los jugadores en Qatar 2022. “Para el jugador, será fantástico no tener que viajar entre los partidos como en los dos Mundiales que jugué yo –especialmente en Sudáfrica 2010–; con largas distancias y trayectos en avión entre los encuentros”. 

Pendiente del duelo de Champions en el Calderón
A pesar de los kilómetros que separan en estos momentos al francés de Barcelona, Abidal no pierde detalle de la actualidad del equipo azulgrana, y prevé este miércoles un choque complicado entre sus ex compañeros y el Atlético de Madrid en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA. “Volverá a ser un encuentro difícil, seguro, y tendremos que darlo todo como hicimos en el Camp Nou. Siendo el Barcelona, no puedes perder dos encuentros seguidos, especialmente contra equipos de Madrid; por eso fue importante la victoria de la semana pasada. Ahora tendremos que concentrarnos plenamente en ganar el encuentro en Madrid".

Para lograr esa ansiada victoria y la clasificación a semifinales tras el 2-1 favorable del partido de ida, Abidal confía en el liderazgo de Leo Messi, del que dice que "es más que un fenómeno".

En este repaso por la actualidad, Abidal no se olvida tampoco de otras personas con las que se ha cruzado a lo largo de su exitosa carrera, como el técnico italiano Claudio Ranieri, de actualidad gracias a sus éxitos con el modesto Leicester City inglés, cada vez más cerca de ganar la Premier League. "El Leicester está haciendo una temporada fantástica, y tiene un gran técnico en Claudio Ranieri. Fue mi entrenador, y le deseo todo lo mejor a él y a su equipo en su intento por ganar la liga", asegura. Antes de poner fin a esta charla, señala qué supondría para el fútbol que los Zorros dieran la campanada en la liga inglesa. "El trabajo de Ranieri y su equipo demuestra que, aunque no tenga un gran nombre, un club pequeño puede triunfar hasta el final”, concluye.