• Carlos Eduardo ganó con el Al-Hilal varios títulos de la liga saudí
  • El brasileño marcó 7 goles en la Liga de Campeones de la AFC 2017
  • Al-Hilal goleó al Persépolis 4-0 la ida de las semifinales

El Al-Hilal FC de Arabia Saudí ha mantenido numerosas y fructíferas relaciones con futbolistas brasileños. Desde los días de Rivelino, quien terminó su carrera con el equipo de Riad tras haber participado en tres Copas Mundiales de la FIFA, los brasileños han dejado su impronta en el fútbol saudí en general y en la historia del Al-Hilal en particular, donde han desempeñado un papel importante en la conquista de títulos nacionales y continentales.

Cuando el mediocampista brasileño Carlos Eduardo fichó por el Al-Hilal procedente del Oporto en julio de 2015, los seguidores del club soñaban con que el recién llegado siguiera los pasos de sus ilustres compatriotas, y él no perdió el tiempo en hacer realidad sus deseos. En su primer partido con el equipo, el brasileño marcó el único gol contra el Al-Nassr, el acérrimo rival, para sentenciar la victoria del Al-Hilal en la final de Supercopa saudí, disputada en el estadio Loftus Road de Londres.

Desde entonces, el exjugador del Estoril y del Niza ha seguido trabajando de forma encomiable y ha liderado al Al-Hilal hasta la conquista de la Copa del Príncipe Heredero y del campeonato de liga de Arabia Saudí, así como de la Copa del Rey el pasado mes de mayo. Más recientemente, está exhibiendo un estado de forma soberbio durante la campaña de la Liga de Campeones de la AFC, donde lleva marcados siete goles.

El jugador, de 27 años, ha declarado a FIFA.com sobre sus éxitos recientes: "No hay ningún secreto. El cuerpo técnico hizo un gran trabajo preparándonos para rendir excepcionalmente bien en todos los partidos, incluidos los de la Liga de Campeones de la AFC, y para obtener resultados estupendos. No se trata de un trabajo individual, sino del equipo. Soy un jugador más dentro de un colectivo, y esto es lo que me ha ayudado a brillar".

El sueño asiático
En estos momentos, Carlos Eduardo, quien ya participó en la Liga de Campeones de la UEFA con el Oporto, está a punto de llegar a la final de la máxima competición de clubes asiática. Tras la victoria por 4-0 sobre el Persépolis en la ida de semifinales, el equipo saudí afronta la vuelta con enorme confianza. 

"Nos prepararemos bien y lo daremos todo para lograr nuestro objetivo", afirma Eduardo. "El Persépolis es un equipo muy potente, pero trabajaremos con determinación para llegar a la final".

En la Liga de Campeones de este año, Carlos Eduardo vio puerta en el primer partido del Al-Hilal y sumó dos tantos más en la fase de grupos. A continuación, marcó en el encuentro de octavos de final y anotó una tripleta en la vuelta de cuartos contra el Al Ain emiratí, donde también se proclamó Jugador del Partido.

Casualmente, en el primer choque de la fase de grupos, el rival fue también el Persépolis, y Carlos Eduardo recuerda: "Fue un encuentro muy complicado que terminó en empate. Recuerdo que mi remate de cabeza se produjo en un momento decisivo del partido, porque el Persépolis tiene un equipo muy bueno. Pero estamos totalmente preparados para la vuelta de la semifinal, y queremos darles una alegría a nuestros seguidores".

En la tabla de máximos anotadores de la Liga de Campeones asiática, Carlos Eduardo va segundo, con dos goles menos que su compatriota Hulk, quien ha acertado nueve dianas para el Shanghai SIPG de China. Sin embargo, a Carlos Eduardo le traen sin cuidado las estadísticas individuales. El mediocampista aspira a espolear al Al-Hilal hasta la final y ganarla para clasificarse para la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2017, que se celebrará a finales de este año en Emiratos Árabes Unidos.

"Mi principal objetivo es llevarnos hasta la final y alzar el trofeo de campeones de Asia, no proclamarme máximo anotador ni conseguir ningún título personal", ha dicho. "Estoy en el equipo para servir al grupo y al club, y para hacer felices a los aficionados que me dan todo su apoyo y su cariño".

Si Carlos Eduardo conquista el trofeo de la Liga de Campeones de la AFC el 25 de noviembre, pasará a la historia del Al-Hilal como uno de sus grandes jugadores de todos los tiempos.