• En la ida ante Barcelona, Marcelo Grohe asombró al mundo con un paradón
  • Las redes sociales explotaron con memes y alusiones a la mejor atajada de la historia
  • Grohe no da la serie terminada: "Tenemos trabajo por hacer"

Como "La parada del siglo" se conoce a una sensacional atajada del inglés Gordon Banks en la Copa Mundial de la FIFA México 1970™, un manotazo infernal a un cabezazo de pique al suelo de Pelé. Pero ese siglo terminó hace casi 17 años, así que la parada del brasileño Marcelo Grohe en la ida de la semifinal de la Copa Libertadores de América ranquea alto para ser ungida como "La parada de este siglo". El XXI.

El argentino Damián Díaz, del Barcelona SC, peinó la pelota y le puso en bandeja a su compatriota Ariel Nahuelpán uno de los goles más sencillos de su larga carrera. El delantero, entrando franco por el segundo palo, estaba a sólo dos metros de la portería. Aunque el balón no le llegaba muy cómodo para definir, "lo tocabas y era gol, sencillo", como dijo el entrenador del Grêmio, Renato Gaúcho. 

Es lo que hizo Nahuelpan, pero al final tan sencillo no era. Con su 1,88m de estatura y sus más de 80 kilos, Marcelo Grohe voló hacia su derecha como un pájaro, extendió al máximo su brazo derecho y cerró el puño. Despejó el gol cantado y luego saltó como un gato para quedarse también con el rebote. 

El rostro de pura incredulidad y desesperación de Ariel, llevándose las manos a la cabeza por unos segundos, lo decía todo. El arquero del Grêmio recién se dio cuenta luego de lo que había hecho realmente.

"Debo reconocer que, en el momento de la parada, no tenía ni idea de la repercusión que tendría, de su magnitud", reveló el dos veces internacional con Brasil. "Durante el encuentro no tuve ni el más mínimo indicio de que podría convertirse en ESA parada. Me di cuenta de su magnitud en el vestuario, cuando todos vinieron a abrazarme, a felicitarme, a enseñarme la jugada".

La explosión en las redes
Inmediatamente, revolucionó las redes. "La mano de Dios" era el titular en la página web de The Sun, donde se describía como probablemente "la mejor parada de todos los tiempos". Todos sin excepción la asociaban con el descomunal despeje de Gordon Banks al cabezazo de Pelé. Danrlei escribió unas emotivas líneas en Instagram, utilizando un proverbio chino y unas inspiradoras citas de Albert Einstein y Walt Disney para alabar a su sucesor en la portería del Gremio.

Y Twitter explotó: se crearon etiquetas, se hicieron homenajes, abundaron los GIFs… Muchos testigos alucinados, incluso, sugirieron a la FIFA, que acababa de albergar la ceremonia de The Best FIFA Football Awards, que crease un Premio Banks de la FIFA para la mejor parada de cada año.

"Creo que la atajada de Grohe fue más difícil todavía que la de Banks", afirmó el ex guardameta internacional brasileño João Leite. "Además de que Ariel estaba más cerca de la portería, Grohe tuvo que calcular la dirección donde iría el cabezazo, y contar con la reacción y concentración necesarias. Fue una parada extraordinaria. No sé cómo pudo hacerla".

La mejor parada de siempre
Tampoco Grohe, en realidad... "Es difícil de expresar con palabras", señaló el portero de 30 años. "Es todo tan rápido… Tienes milésimas de segundo para tomar una decisión sobre el césped. Recuerdo que cuando [Díaz] cabeceó el balón, miré a mi derecha y vi que Ariel se preparaba para remacharlo. Lo que me vino a la cabeza fue lanzarme, estirar mi brazo. Fue intuición".

"Fue mi mejor parada de siempre, sin duda", reconoció. "Por su dificultad y por su importancia. Si se hubiesen puesto con 1-2, al comienzo del segundo tiempo, se habría caldeado el estadio. Habría movido a sus seguidores a presionarnos y dado energía a sus jugadores".

"Ni en nuestros sueños más descabellados imaginamos que ganaríamos una semifinal de la Copa Libertadores como visitante por 0-3", añadió Grohe. "Pero todavía nos queda trabajo por hacer. El Barcelona se jugará el todo por el todo. Esperemos gozar de un final de año maravilloso".

Eso dependerá de que el Gremio participe o no en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en diciembre. El siguiente paso hacia la meta habrá que darlo el miércoles por la noche en Porto Alegre. El equipo ecuatoriano necesita un milagro… como el que hizo el portero nacido en Campo Bom para suscitar el debate sobre la mejor parada en la historia del fútbol. Al menos, la del siglo XXI.

Así fue la recepción en Porto Alegre tras la victoria en Guayaquil.