• Hulk encabeza la tabla de anotadores de la Liga de Campeones de la AFC
  • Ha sido crucial para el pase del Shanghái SIPG a semifinales
  • El equipo busca su primer título y alcanzar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA

Para muchos hinchas asiáticos, Hulk es sencillamente increíble.

No ha sorprendido a nadie que el ariete brasileño encabece la tabla de anotadores de la Liga de Campeones de la AFC de este año, con nueve goles en las filas del Shanghái SIPG, semifinalista, habida cuenta de las grandes actuaciones de algunos de sus compatriotas en el panorama asiático durante los últimos años. No obstante, lo que ha asombrado de verdad a los espectadores es el juego que está practicando y la enorme calidad de sus goles.

Hulk se desempeña como delantero centro o como extremo, y por momentos parece ser imparable para sus rivales. Además de su gran habilidad a la hora de conservar la pelota y sus potentes disparos, este corpulento atacante posee una velocidad extraordinaria y unas destrezas que lo convierten en la peor pesadilla de los defensores. También suma siete asistencias hasta la fecha, y su contribución ha sido fundamental para que el club continúe aspirando a su primer título asiático.

Con todo, a pesar de este gran rendimiento, Hulk explica a FIFA.com que todavía no ha alcanzado su mejor estado de forma.

"A juzgar por las cifras, no está siendo mi mejor temporada", afirma el jugador, de 31 años, que se labró un nombre al adjudicarse diez grandes títulos en las filas del FC Porto durante cuatro campañas, para luego causar sensación en Rusia con el Zenit de San Petersburgo. "Tuve estadísticas mejores con otros clubes. Pero siempre intento rendir al máximo, y en este aspecto el año también está siendo positivo".

Una campaña asombrosa
A pesar de su modestia, Hulk ha venido ofreciendo una serie de actuaciones estelares, y el Shanghái superó la fase de grupos en apenas su segunda participación en el torneo continental. Él marcó en todos los partidos, y firmó el único tanto de los suyos contra el FC Seúl. El Shanghái comenzó así encadenando tres victorias, unos resultados que sentaron las bases de su clasificación para la siguiente fase.

Y ha mantenido este impresionante nivel en las rondas eliminatorias. Gracias a sus goles y asistencias, el Shanghái doblegó a un entonado Jiangsu Suning en octavos de final. En cuartos le esperaba nada menos que el Guangzhou Evergrande, bicampeón de Asia, pero el brasileño volvería a ser decisivo, con un balance de un tanto y dos asistencias en la goleada de 4-0 ante su temible rival en el partido de ida.

El equipo de Luiz Felipe Scolari llegó a reponerse brevemente en la vuelta, situándose con otro 4-0 a favor que igualaba la eliminatoria global. Pero Hulk marcaría de nuevo diferencias en la prórroga, con un gol tardío que adelantó a los suyos. Entonces el Guangzhou restableció otra vez el equilibrio en el casillero, pero el cuadro chino logró forzar la tanda de penales, en la que mantuvo la sangre fría y acabó imponiéndose, al término de un duelo épico.

"La trayectoria hasta aquí ha sido complicada", señala Hulk, refiriéndose a la exigente campaña continental. "En la fase de eliminatorias hemos vencido a dos equipos potentes de la liga china, especialmente al Guangzhou, un peso pesado tanto de China como de Asia. Así que ahora afrontamos con mucha confianza lo que nos espera".

El examen del Urawa
El próximo oponente del Shanghái SIPG es el Urawa Red Diamonds, un grande de la J.League y vencedor de la Liga de Campeones de 2007. “Yo he tenido experiencias en Japón”, recuerda, citando sus etapas en el Kawasaki Frontale y el Tokio Verdy, al principio de su carrera. "He observado lo mucho que ha progresado el fútbol japonés estos años. Los jugadores japoneses tienen buenas cualidades futbolísticas, y el Urawa Red Diamonds es uno de los equipos más grandes de su país. Es un conjunto muy fuerte cuando juega en casa", analiza.

"Pero nuestro equipo ha protagonizado una buena trayectoria, y está entonado. He constatado que se ha mejorado mucho desde que llegué. Somos un grupo unido y competitivo. Quiero ganar títulos con el Shanghái. En estos momentos ese es mi principal objetivo, aunque, por supuesto, me alegraría mucho volver a ser convocado por la selección nacional", concluye sonriendo.