• Dan Morgan, del Auckland City, regresa ocho años más tarde
  • Recuerda el Mundial de Clubes de 2009, en el que tenía 19 años
  • Los neozelandeses ganaron dos de sus tres partidos en su última visita a Emiratos Árabes Unidos

Nueva Zelanda disfrutará de lo que se ha convertido ya en una cita periódica con la Copa Mundial de Clubes de la FIFA cuando el Auckland City FC se mida con el Al Jazira en Al Ain, puesto que se trata de su novena participación, todo un récord. Y además, para uno de sus jugadores representará un reencuentro especial con el torneo.

Dan Morgan llegó a actuar brevemente en las filas del Auckland City FC en Abu Dhabi allá por 2009, en la segunda participación de la historia del club en esta prueba mundialista, cuando su entrenador recurrió a él para jugar contra TP Mazembe en el partido por el quinto puesto.

Entonces era un muchacho de 19 años de rostro infantil, que no se había asentado en el plantel de los Navy Blues. Y recuerda perfectamente el momento en el que contribuyó a dar un vuelco a ese encuentro frente a los campeones de África. “Se me hizo raro que el entrenador me llamase, pero cuando uno está en la cancha se concentra totalmente en el trabajo que debe hacer, así que no hay distracciones”, explica el centrocampista ofensivo.

“Ganar el primer partido fue algo fantástico, y vencer a los campeones de África resultó increíble, siendo tan joven. Ahora espero poder repetir algo parecido. Recuerdo que estaba atacando cuando oí detrás de mí una voz que pedía el balón a gritos, era nuestro central Riki van Steeden”, cuenta.

“Aunque me pregunté qué hacía tan lejos de su demarcación, corté el balón hacia atrás, y él conectó un disparo perfecto que acabó el fondo de las redes. Riki no había sido titular en muchos partidos del torneo, así que fue un gran momento para él, y para todos nosotros”.

El Auckland City FC en el Mundial de Clubes

  • Se estrenó en 2007, convirtiéndose entonces en el primer equipo amateur que participaba en el torneo. 
  • Protagonizó su mejor actuación en 2014, al colgarse la medalla de bronce gracias a una victoria sobre el Cruz Azul en los penales.
  • De 14 partidos disputados, ha ganado tres, dos de ellos en la campaña de Dan Morgan en 2009.

Aquel triunfo por 3-2 supuso la única actuación en el certamen de Morgan, que al poco tiempo diría adiós al equipo para pasar por distintos clubes de las ligas regionales neozelandesas. Hasta el año pasado, cuando tuvo un desempeño más que notable en las filas del acérrimo rival del club norteño, el Waitakere United. Anotó ocho goles en 17 partidos con el conjunto rojiblanco, y volvió a suscitar así el interés del Auckland City FC.

La perspectiva de reincorporarse a los Navy Blues y vivir otra aventura en Emiratos Árabes Unidos resultó sumamente atractiva para el jugador nacido en Auckland, que ahora tiene 27 años. “El Mundial de Clubes permite a los jugadores de Nueva Zelanda ver cómo vive todo el tiempo la otra mitad, en un entorno profesional”, apunta Morgan, en vísperas de su choque ante el campeón de EAU este 6 de diciembre.

“El público nos lleva en volandas, nos anima a competir y a demostrar que merecemos estar aquí. Ya estoy deseando volver a sentir eso”.

En terreno conocido
Morgan ya sabe lo que es ganar al principal equipo del país anfitrión, puesto que en su estreno los neozelandeses se impusieron por 2-0 al Al Ahli. De todos modos, subraya la importancia de centrarse en el presente y no mirar a los logros del pasado. “Uno de mis mejores recuerdos de aquella competición fue el golazo de Chad Coombes en el primer partido, contra el Al Ahli. Pero el Al Jazira va a ser complicado”.

“Es un adversario muy difícil, muy bueno técnicamente, por algo es campeón de Emiratos Árabes Unidos”, continúa. “El Al Jazira tiene muy buenos jugadores, y tendremos que rendir a nuestro mejor nivel para poder plantarles cara. Aun así, Ramón Tribulietx se ocupará de que estemos muy bien informados sobre lo que podemos esperar de ellos”.

¿Y qué pueden esperar a su vez los aficionados del Auckland City FC en esta séptima participación consecutiva en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA? Morgan sonríe antes de responder de forma indirecta. “Precisamente hablé con Takuya Iwata en la pretemporada y me dijo que estábamos siguiendo exactamente la misma rutina que la última vez que yo estuve aquí, en 2009”.

“Y eso es positivo, porque esos métodos, y contar con un estilo que se repite, le han dado al club los éxitos que ha tenido. ¿Por qué cambiar algo que está funcionando tan bien?”, concluye.