• Será el primer Mundial de Clubes para Grêmio, tricampeón de América
  • El ganador del Pachuca-Wydad será su rival en la semifinal del día 12
  • Su objetivo es convertirse en el cuarto equipo brasileño que gana este torneo

Como ganador de la Copa Intercontinental hace 34 años, Grêmio ya sabe lo que es ser el mejor club del mundo, pero el Tricolor Gaúcho está ahora ante una oportunidad única: rematar su gran 2017, en el que ha conquistado su tercera Copa Libertadores, con un trofeo que aún no está en sus vitrinas: la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Emiratos Árabes Unidos espera la llegada de los campeones de América, que debutarán el 12 de diciembre ante el ganador del Pachuca-Wydad Casablanca. Y la torcida, que invadió las calles de Porto Alegre para celebrar el título continental, sueña ahora con una posible final ante el Real Madrid y ver a su club nuevamente en lo más alto el próximo 16 de diciembre en Abu Dhabi.

La empresa no será fácil, como ha advertido uno de los héroes de la Libertadores, el arquero Marcelo Grohe, pero la ilusión por levantar un nuevo título en apenas dos semanas está ahí:

"No podemos olvidar que hay una semifinal todavía. Es un paso importante llegar a la final. Pero claro, sabemos que, si llegamos, probablemente para enfrentar al Real, el favoritismo será todo de ellos por el nivel, calidad. No cuesta soñar en ser campeón, tenemos que enfocarnos en esa conquista".

Motivos para el optimismo: el éxito de sus predecesores

  • Brasil puede presumir de ser el país con más clubes ganadores del Mundial de Clubes: Corinthians, que se impuso en la primera edición, la del 2000, y fue el último equipo no europeo en ganar, en 2012; Sao Paulo, vencedor en 2005 e Internacional de Porto Alegre, campeón en 2006.
  • Solo 4 ediciones del torneo de las 13 disputadas hasta ahora han tenido un ganador no europeo, pero en las cuatro ocasiones el club ha sido brasileño.
  • Contando con el concurso de Grêmio este 2017, Brasil es el país que más clubes participantes ha aportado al torneo: 7, uno más que México, con 6 equipos diferentes.

Las armas de Grêmio en Emiratos

El talismán: Renato Gaúcho
Tras conquitar con Grêmio la Libertadores como jugador y entrenador –es el primer brasileño que lo logra-, ¿logrará repetir la hazaña en el Mundial de Clubes? En 1983 marcó los dos goles con los que el equipo ganó la Intercontinental ante el Hamburgo alemán (2-1).

La estrella: Luan
El mejor jugador de la Copa Libertadores y máximo goleador del equipo con 8 tantos está considerado el mayor talento brasileño que juega en el país. Ganador del oro olímpico con Brasil en 2016, en Grêmio luce el ‘7’, dorsal destinado a los ídolos de la afición: Gaúcho lo lució en los años 80, y también Paulo Nunes, líder del equipo que ganó la Libertadores en 1995.

La veteranía de Kannemann, Bruno y Fernandinho
Los tres saben lo que es jugar un Mundial de Clubes, así que su experiencia será importante. El central argentino Walter Kannemann estaba en las filas de San Lorenzo cuando el Ciclón se midió al Real Madrid en 2014 (2-0 para los blancos), mientras Fernandinho fue tercero con Atlético Mineiro en 2013 y Bruno Rodrigo jugó con el Santos la final de 2011 ante el Barcelona (4-0 para los azulgrana).