• El Wydad cayó en la prórroga ante el Pachuca mexicano
  • El campeón africano podrá desquitarse en el partido por el quinto puesto
  • Khadrouf aspira a terminar de mejor manera su segundo Mundial de Clubes

La derrota del Wydad de Casablanca frente al Pachuca tuvo un sabor doblemente amargo para el centrocampista marroquí Abdeladim Khadrouf. La mayoría de los jugadores del Wydad participaban por primera vez en una Copa Mundial de Clubes de la FIFA, pero Khadrouf jugaba su segundo partido en esta competición.

Hace tres años, el 10 de diciembre de 2014, Khadrouf jugó el primer partido de la edición de Marruecos 2014. Allí, su equipo, el Moghreb de Tetuán caía eliminado en la tanda de penales ante el Auckland City.

Este sábado, el jugador de 32 años realizó un buen partido, antes de ceder su puesto a un compañero en el último minuto del tiempo reglamentado. Desde el banquillo, vio como el gol de cabeza Víctor Guzmán en el minuto 112 derrotaba a su nuevo equipo (donde recaló el año pasado). 

Las dos derrotas tienen sus similitudes, pero Khadrouf precisaba a FIFA.com tras el partido: “Las circunstancias son diferentes hoy. El ambiente no es el mismo que en mi primera participación en la competición”.

Khadrouf, que recorrió 10,73 kilómetros durante el encuentro, analiza así la actuación de su equipo contra el campeón de la CONCACAF: “La suerte no ha estado de nuestro lado hoy. Hemos desperdiciado varias ocasiones. La expulsión también nos ha hecho daño. Así es el fútbol; hemos intentado ganar pero hemos fracasado”.

“Es duro perder, porque queríamos llegar lejos en la competición. Hemos intentado varias veces marcar al contragolpe cuando estábamos con diez. Podríamos haber llegado hasta los penales, donde habría habido igualdad de oportunidades. El resultado es bastante difícil de asimilar”, lamenta.

A desquitarse
El Moghreb de Tetuán fue último en la edición de 2014. El próximo martes, contra el Urawa Red Diamonds, Khadrouf intentará evitar que vuelva a suceder algo parecido. El partido por el quinto puesto se celebrará en el estadio Hazza Bin Zayed de Al Ain.

Aspirábamos a más que un quinto puesto, pero vamos a intentar ganar para salvar el honor del equipo y del fútbol marroquí.

Abdeladim Khadrouf.

“Hay que demostrar que la derrota de hoy ha sido producto de la mala suerte”, subraya Khadrouf.

El jugador nacido en la ciudad costera de Mohammedia, al noroeste de Marruecos, concluye la entrevista acordándose de los hinchas del Wydad, que estuvieron presentes y activos hasta el pitido final.

“Nuestros seguidores confían en nosotros, porque saben de lo que es capaz el equipo. Estaremos muy motivados en el próximo partido con el fin de poder dedicarles la victoria”, resalta.