• Venció a Team Wellington por un global de 5-0 
  • Es su 7° título de Oceanía consecutivo
  • Disputará el Mundial de Clubes por 9ª vez
Esta temporada, la Liga de Campeones de la OFC presentó un formato diferente, pero no hubo cambios en su trono. El Auckland City se coronó rey de Oceanía por séptima vez consecutiva (9 títulos en total), ampliando su propio récord mundial de más conquistas continentales seguidas.

Con un sensacional triunfo global por 5-0 en la final a doble partido contra sus compatriotas del Team Wellington, el Auckland City certificó su regreso a la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, que este año se celebrará en Emiratos Árabes Unidos. El Auckland se ha labrado una admirable reputación en sus ocho anteriores participaciones, dada su condición de equipo semiprofesional.

Ampliando horizontes 
Un total de 18 clubes participaron este año, con las 11 federaciones miembro de la OFC representadas. La competición comenzó a finales de enero, con un cuarteto de naciones polinesias en liza en la fase preliminar. Los campeones de Samoa Estadounidense y Tonga se quedaron fuera de la fase de grupos, a la que pasaron el Puaikura de Islas Cook y el Lupe o le Soaga samoano.

Este año, la liguilla de la Liga de Campeones de la OFC contó con cuatro equipos más (16), con cuatro cuartetos repartidos en cuatro sedes diferentes. El AS Magenta albergó uno de los grupos, y avanzó con un pleno de victorias. No gozó del mismo éxito otro conjunto neocaledonio que ejerció de anfitrión, el Hienghene Sport, pues fue el Team Wellington el que se volvió a casa con el billete a semifinales y una trayectoria inmaculada.

Como era de esperar, el Auckland City se clasificó cómodamente en su feudo, con tres victorias seguidas. El AS Tefana tahitiano fue el tercero de los cuatro equipos locales que pasó, aunque el Marist salomonense le plantó cara hasta el final.

Sin embargo, aunque en los últimos años se había estrechado la brecha con respecto a los dos representantes neozelandeses, la edición de 2017 devolvió a la cruda realidad a los demás aspirantes. El Auckland City superó cómodamente al Tefana, plantándose en la final con dos victorias por 2-0. El Team Wellington se mostró todavía más imponente, al despachar al Magenta por un global de 9-3.

Supremacía de color azul marino 
Pese a la prominencia del Auckland City a escala continental, el Team Wellington le había ganado la partida varias veces a su ilustre rival en los últimos años. De hecho, sólo unas semanas antes de la final de la Liga de Campeones, el Team Wellington derrotó al Auckland City para ceñirse la corona nacional por segunda temporada seguida.

Hace dos años, el Team Wellington acarició el título continental, con una dolorosa derrota en la tanda de penales frente al conjunto azul marino. Pero esta vez, la diferencia no fue tan ajustada. El Auckland City se impuso por 3-0 en la ida, impulsado por dos tantos de João Moreira. Y una semana después, en su visita a la capital, amplió aún más su margen victorioso con un par de dianas en la segunda mitad.

El 5-0 global de la final rubricó una campaña de un dominio abrumador, incluso midiéndola conforme al elevado listón del Auckland City. El defensor del título solamente encajó 1 gol en sus 7 partidos, y encadenó 6 encuentros consecutivos sin ver perforada su portería. Además, registró la victoria más abultada en la historia de la competición: un 11-0 al Malampa Revivors vanuatuense.

Dos españoles premiados
El cuadro azul marino, asimismo, acaparó los premios individuales de la competición: Moreira fue el máximo artillero con 6 goles; Eñaut Zubikarai fue distinguido como mejor portero, y el capitán Ángel Berlanga ganó el galardón al mejor jugador.

“El equipo cambia de un año para otro, y cada año resulta más difícil ganar”, declaró el entrenador del Auckland, Ramón Tribulietx. “Pero cuando se trata de estos partidos, los chicos salen enchufados y cumplen su misión. Todos comprendemos lo importante que es jugar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA”.