En las semifinales de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2011, los campeones de Europa cortaron con cualquier ilusión de los qataríes del Al-Sadd con una victoria contundente.