El Estadio Nacional de Brasilia, que sigue los patrones de una de las ciudades arquitectónicamente más modernas del país, es uno de los recintos más imponentes y el segundo más grande (con un aforo de 69.349 espectadores) de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

El antiguo Estadio Nacional Mané Garrincha, prácticamente demolido, que ostenta una nueva fachada, con un techo de estructura metálica, nuevas gradas y un césped rebajado para permitir una visión completa del juego. Con un proyecto de edificación ecológico, centrado en la ausencia de emisiones de carbono, el reciclaje y el acceso total por medio del transporte público, consolida el nombre de la capital como referencia mundial en planificación sostenible, lo que constituirá un legado importante para otros sectores de la economía local.

El Estadio Nacional de Brasilia ha sido elegido como escenario del partido inaugural de la Copa FIFA Confederaciones 2013. Además acogerá otros siete encuentros de la Copa Mundial de la FIFA 2014, incluido uno de cuartos de final.

Este será el tercer estadio de la capital brasileña, tras el Serejão, donde juega el Brasiliense, y el Bezerrão, recientemente remodelado y reabierto en 2008. Después de la cita mundialista, se espera que sea utilizado para grandes espectáculos y eventos culturales.