México se ha anotado tres puntos decisivos de camino a las seminales de la Copa FIFA Confederaciones, con la victoria por 2-1 arañada tras remontar el marcador y poner fin a las esperanzas que albergaba Nueva Zelanda de pasar de ronda.

Los All Whites tuvieron oportunidades para poner el partido muy lejos del alcance del rival con las muchas ocasiones que creó y falló su hombre más emblemático, Chris Wood, aunque fue precisamente el delantero quien inauguró el tanteo. Los ocho cambios introducidos en el equipo titular que se enfrentó a Portugal provocaron que México pareciera un tanto desorganizado antes del empate.

Raúl Jiménez se encargó de igualar la contienda con un golazo impresionante. A partir de entonces, el Tri empezó a encontrarse cómodo y Oribe Peralta asestó el golpe definitivo. Aunque se vivieron momentos de tensión en los últimos minutos, cuando Ryan Thomas estrelló el balón en el travesaño se evaporaron las esperanzas de los kiwis de conseguir el pase a semifinales. 

El análisis de los enviados especiales de FIFA.com

Martin Langer, con México
"México puede considerarse muy afortunado de haber conseguido esta victoria por 2-1 contra una valiente Nueva Zelanda. Sorprendido por la intensidad y la presión alta de los All Whites, el Tri no estuvo cómodo en ningún momento y sufrió hasta el final, cuando se sucedieron las ocasiones en los dos extremos del campo. Tres puntos son tres puntos, se podría argüir, pero todavía queda mucho que mejorar".

Brendon Hanley, con Nueva Zelanda
"Nueva Zelanda se ha ganado los corazones del público neutral por su coraje, y le costará mucho digerir haber salido con las manos vacías. El equipo se dejó la piel, pareció mucho más cómodo con el balón en los pies que en el primer choque, y debería haber marcado uno o dos goles más. Tras el descanso, México sencillamente desplegó más técnica y calidad en el último tercio".

Jugador Budweiser del Partido
Javier Aquino
, autor del pase del gol de la victoria al cabo de una internada fulgurante, se convirtió en una amenaza constante, sobre todo por su velocidad en la banda izquierda, y en una espina clavada constantemente en el costado de la defensa neozelandesa.

La estadística
2 Dane Ingham, a la edad de 18 años y 14 días, se ha convertido en el segundo jugador más joven que ha participado en una Copa Confederaciones, por detrás de su compañero de equipo Chris Wood. En el extremo opuesto, Rafael Márquez sigue siendo el segundo más veterano de la historia, con 38 años y 128 días. Ingham tenía solo 58 días de edad cuando Márquez ganó la edición de 1999.

Lo que viene
México v. Rusia – Grupo A, 24 de junio
Nueva Zelanda v. Portugal – Grupo A, 24 de junio

Síguenos 
FCC en Twitter | FCC en FB | FCC en IG