Rusia muestra contundencia (4-1)
© AFP

Rusia, revelación del Europeo-2008, debutó a toda orquesta su campaña de la Eurocopa-2012 al golear 4-1 a una tibia República Checa, en Breslavia, y se colocó líder solitario del grupo A en la jornada apertura del torneo, tras el 1-1 entre polacos y griegos.

El conjunto dirigido por el holandés Dick Advocaat festejó el triunfo con un doblete del atacante y figura del encuentro Alan Dzagoev (15, 79), y tantos de Roman Shirokov (25) y Roman Pavlyuchenko (82).

Los checos descontaron a los 51 con diana del volante Vaclav Pilar y volvieron a meterse en el partido, aunque jamás generaron riesgo serio para emparejar el resultado y luego fueron castigados en los minutos finales con las aceleraciones rusas que hicieron acordar a aquel equipo que se lució en 2008.

Con este triunfo, Rusia se allana el camino hacia los cuartos de final en el grupo considerado más flojo, tras vencer al rival, en principio, más complicado.

Los rusos suman tres unidades, seguidos por polacos y griegos con una, mientras que los checos cierran en blanco.

Tras un primer 'round' de estudio, Rusia, semifinalista en 2008 y ausente en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, avisó primero a los 14 minutos con un remate demasiado cruzado de Alexander Kerzhakov, luego de una bonita pared entre 'Shava' y Yury Zhirkov.

Apenas un minuto después el primer golpe. Dzagoev tomó en contrapié a Petr Cech, que venía de salvarse por un cabezazo de Alexander Kerzhakov que dio en el palo y su rebote lo tomó el movedizo volante del CSKA Moscú (15).

Cinco minutos después, Dzagoev tiró el segundo a las nubes cara a cara con Cech, tras otra triangulación que arrancó de los pies de un 'zar' Arshavin muy activo y dispuesto a volver al nivel que lo lanzó al estrellato.

Estirando la ventaja
Entonces, el 2-0 llegó enseguida, cuando Shirokov punteó por arriba de la salida del portero Petr Cech, tras un pase quirúrgico del crack y capitán ruso Andrei Arshavin.

República Checa parecía 'groggy', con Tomas Rosicky y Milan Baros, las principales cartas de gol, prácticamente transparentes. El único que se salvaba era el pequeñito Vaclav Pilar, que se las arregló solo para asustar en algúna ocasión al portero Vyacheslav Malafeyev.

La primera parte terminó con Rusia buscando el tercero y la segunda también, pero la sorpresa llegó a los 51 cuando Jaroslav Plasil metió una puñalada entre líneas y Pilar la tomó por las espaldas de los centrales. Superó al portero del Zenit con un regate veloz y efectivo y colocó el 1-2. República Checa resucitó.

Sin embargo, esa tímida reacción terminó siendo un espejísmo, porque los checos no supieron cómo quebrar las líneas rusas que se apretaron un poco más atrás, para formar un bloque corto y salir rápido de contraataque, vía por la que generaron dos situaciones claras que definió mal Alexander Kherzakov (65, 69).

Pero la justicia en el marcador llegó en los últimos diez minutos. Primero Dzagoev fusiló a Cech (79) tras una eléctrica triangulación y pocos después Pavlyuchenko (82) hizo lo propio clavándola en el ángulo derecho del portero campeón de Europa con el Chelsea.

Con este triunfo, Rusia, basada en la estructura del último campeón ruso Zenit San Petersburgo, confirma su nivel ascendente, luego de haber aplastado 3-0 a Italia en su último amistoso previo a la Eurocopa.

Por la segunda fecha del grupo, el próximo martes, Rusia chocará con el anfitrión Polonia en Varsovia, mientras que los checos se medirán en Breslavia con los griegos, caminando por la cornisa.