Tahití, listo para nuevas gestas
© FIFA.com

El entrenador Eddy Etaeta acaba de dirigir a su selección, Tahití, a un triunfo histórico de la Copa de Naciones de la OFC, en cuya final se impuso a Nueva Caledonia por 1-0. El ufano seleccionador afirma que se trata sólo del principio, mientras planea la preparación de los suyos para la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

“En estos momentos, no sé ni lo que siento. No comprenderemos cabalmente lo que hemos conseguido hasta el momento de poner rumbo a Brasil”, declaró Etaeta a FIFA.com tras la final. “Me embarga la emoción y me cuesta explicar con palabras lo que representa este logro”.

La victoria supone la culminación del plan de reconstrucción a largo plazo que ha abordado la Asociación de Fútbol de Tahití. Etaeta, no obstante, está convencido de que todavía queda mucho por hacer antes de que los suyos compartan los escenarios con la élite mundial en Brasil.

Tahití ganó los cinco partidos que disputó en la Copa de Naciones de la OFC 2012, incluidas dos victorias sobre su rival en la final, Nueva Caledonia, en claro contraste con la derrota que, el pasado septiembre, sufrió a manos de la también nación francófona en las semifinales de los Juegos del Pacífico.

Los hermanos Tehau, Jonathan, Alvin y Lorenzo, causaron sensación y marcaron 13 de los 20 goles que los tahitianos registraron en Honiara de camino a la conquista del título. También los más veteranos, como Angelo Tchen, Xavier Samin y el motivador capitán y ex defensa del Montpellier, Nicolas Vallar, han rayado muy alto con el equipo. Sin embargo, algunos de sus integrantes habituales, como Sebastien Labayen y Raimana Lee Fung Kuee, no pudieron viajar con la selección a las Islas Salomón por culpa de sus compromisos laborales.

Tahití confía en el regreso de sus legionarios
Las esperanzas de Tahití se ven reforzadas por la seguridad de Etaeta en el regreso del delantero del Mónaco Marama Vahirua a finales de año. Vahirua podría disputar con la selección la tercera ronda de clasificatorios para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, así como la Copa FIFA Confederaciones.

“Algunos de nuestros jugadores no han venido con nosotros, por lo que el combinado no se encontraba al completo”, comentó Etaeta. “Por los compromisos con sus clubes, es muy difícil que todos ellos se pongan a nuestra disposición. Pero algunos, como Marama Vahirua, regresarán muy pronto. Marama no ha podido participar en la Copa de Naciones de la OFC debido a su situación en su nuevo club europeo”.

Etaeta manifestó que el triunfo en la Copa de Naciones de la OFC tiene visos de convertirse en una plataforma de despegue para hombres como los hermanos Tehau, que podrían saltar al fútbol profesional tras sus atractivas aportaciones al equipo en Honiara. “Confiamos en que Alvin, Jonathan y Lorenzo encuentren clubes profesionales en Australia, Nueva Zelanda o Estados Unidos, e incluso en Europa, ¿por qué no? Les iría muy bien en los preparativos para Brasil”, aseguró el seleccionador. “Los tres han brindado un rendimiento magnífico en la Copa de Naciones”.

Tahití encabezó su grupo con una fácil victoria por 10-1 sobre Samoa, donde Lorenzo Tehau marcó cuatro goles, Jonathan dos, Alvin otros dos y su primo Teaonui “Filou” Tehau vio puerta como suplente. Steevy Chong Hue, el héroe anotador de Tahití en la final, completó el marcador de aquella goleada. Le siguieron una victoria complicada por 4-3 sobre Nueva Caledonia, y la conquista de la plaza en semifinales (donde Tahití se enfrentó a las Islas Salomón) con la derrota de Vanuatu por 4-1.

“Nuestra mayor baza ha sido la mentalidad”, reveló Etaeta. “Hemos disputado cinco partidos en diez días, algo muy duro física y mentalmente. Somos muy rigurosos en defensa y hemos brindado una ejecución en ataque de lo más eficaz. De todas maneras, lo único que importa es el resultado, no cómo lo consigas”.

Tahití registró una victoria por 1-0 contra la nación anfitriona, las Islas Salomón, en una bronca semifinal, ante los enardecidos aficionados locales que abarrotaban el estadio. A continuación se impuso a Nueva Caledonia en una final tensa y de gran exigencia física. Etaeta, sin embargo, aseguró que el planteamiento del rival era precisamente el que mejor se adaptaba a los suyos. “Me sorprendió enormemente que Nueva Caledonia jugara al balón largo en la final", explicó. "Desplegó un estilo de juego muy diferente al de la fase de grupos y de la semifinal contra Nueva Zelanda, pero a nosotros nos vino como anillo al dedo”.

“Dedico esta victoria al pueblo de Tahití y a los entrenadores que trabajan con tesón para subir el listón del fútbol de nuestra nación. Pero sobre todo se la dedico a mi padre, que tanto me apoya y me anima en todo lo que hago”, concluyó.