Un tándem perfecto
© LOC

En la Copa FIFA Confederaciones 1997, Brasil, campeón del mundo de 1994, acudía como favorito a la final contra Australia, y consiguió una inolvidable goleada, 6-0. Ronaldo (que marcó tres tantos entonces) y Bebeto recuerdan aquel título, el primero de la selección brasileña en el certamen, y hablan de las expectativas en torno al que se celebra dentro de un año en el país sudamericano.

¿Qué representó para usted aquella Copa FIFA Confederaciones 1997?
Ronaldo: Representó mucho, ya que fue mi segundo trofeo como titular con la selección. El equipo atravesaba una fase muy buena, todo encajaba una vez más. Mi tándem con el Baixinho funcionó muy bien, y fue, sin duda, uno de los momentos más importantes que tuve en la Amarelinha.

Bebeto: Como titular, llegué a jugar dos o tres partidos. La Copa FIFA Confederaciones es el comienzo de todo para los jugadores, especialmente para los que todavía no han disputado una Copa Mundial de la FIFA. En 1997, yo ya había estado antes en el equipo tetracampeón del mundo, pero sirvió para sentir el ambiente que llegaría en 1998. El equipo que juega la Copa FIFA Confederaciones supone el 90% de la formación de la Copa Mundial de la FIFA del año siguiente. En 1997 pude demostrar que, a pesar de la edad (33 años), estaba en condiciones de seguir ayudando a Brasil. Tanto que, en 1998, empecé como titular y jugué todos los partidos.

En aquel momento, ¿supuso un examen para la Seleção que viajaría a la Copa Mundial de la FIFA al año siguiente?
Ronaldo: Sí. Como no jugábamos la fase previa, al equipo le faltaba algo de ritmo de competición. Teníamos la Copa América y después la Copa FIFA Confederaciones. Conseguimos ganar las dos, y Zagallo pulió el equipo que disputaría la Copa Mundial de la FIFA 1998.

Bebeto: La Copa FIFA Confederaciones siempre es un gran examen. Sirve para que los jugadores se hagan una idea y se preparen para lo que les espera luego. Es el saque inicial. Ahí empieza a ponerse todo en marcha, especialmente para los más jóvenes. También sirve para experimentar el ambiente del país de la Copa Mundial de la FIFA y, en el plano interno, adaptarse al plantel y al cuerpo técnico.

¿Cuáles son sus expectativas para este torneo?
Ronaldo: Son muy buenas. Podremos presentar al mundo seis estadios, algo que no ha hecho nunca un único país en la Copa FIFA Confederaciones, y eso es muy positivo. Si lo pensamos bien, va a ser un examen importante en la mitad de los estadios que albergarán la Copa Mundial de la FIFA al año siguiente.

Bebeto: Espero una gran Copa FIFA Confederaciones. El equipo ya va a estar prácticamente listo, lo que crea un atractivo enorme para el público. Además, como miembro del COL, junto a Ronaldo, estoy animado no solo por la selección, también por la organización. Estamos haciendo todo lo necesario para que haya un torneo de alto nivel tanto dentro como fuera de la cancha. Queremos mostrar que somos capaces no solo de jugar al fútbol, sino también de preparar una Copa Mundial de la FIFA. Yo soy de Bahía, y me alegra mucho saber que Salvador estará entre las seis sedes de la Copa FIFA Confederaciones. A Bahía le encanta el fútbol, el público siempre llena los estadios. Para los habitantes de Bahía será un éxito, y una alegría muy grande, recibir el nuevo Arena Fonte Nova, con localidades numeradas y un césped de alta calidad.

Brasil se prepara para albergar un torneo con tres o cuatro campeones del mundo [Brasil, España y Uruguay ya están confirmados]. ¿Esta próxima edición lo tiene todo para ser la más equilibrada de la historia?
Ronaldo: Sin duda alguna. ¿Qué competición del mundo reúne selecciones como Brasil, España, Uruguay, México y puede tener aún a Alemania, Italia, Inglaterra o Francia? ¡Cuatro campeones del mundo! No será un torneo cualquiera. Quien consiga desplegar un juego convincente en esta Copa FIFA Confederaciones, será ciertamente uno de los favoritos el año siguiente.

Bebeto: Creo que sí. Estoy siguiendo la Eurocopa, y me da la impresión de que tendremos a cuatro campeones del mundo en Brasil el año que viene. Alemania, por ejemplo, se encuentra muy bien. Pero, al margen de eso, será una edición muy competitiva. Brasil podrá mostrar su potencial, y las otras selecciones también.

¿Brasil es favorito para conquistar el título en 2013, o es esta prueba la que demostrará la fuerza de la Seleção?
Ronaldo: Brasil está en un momento de renovación. Vamos a disputar los Juegos Olímpicos con una generación muy fuerte, que va a adquirir experiencia internacional y debe ser la base del equipo en la Copa FIFA Confederaciones. Esta competición será muy importante para pulir aún más el equipo de cara a 2014. Creo que Brasil es siempre favorito, pero tendrá que demostrarlo dentro del terreno de juego, ya que este torneo será muy equilibrado.

Bebeto: Brasil siempre es favorito cuando se trata de fútbol, sea cual sea el torneo. Tenemos una tradición muy importante, somos el único país con cinco trofeos de la Copa Mundial de la FIFA. Los rivales siempre se preocupan cuando ven la camiseta amarelinha. Estoy deseando que se consiga ese cuarto título en 2013. Ya lo hice con el Flamengo y con la selección. ¿Se imagina lo que sería dar de nuevo a Brasil un cuarto título de un torneo, esta vez como miembro del COL?